En 2002, le ofrecieron, al ser la primera persona disponible en la lista de contratación temporal, un contrato de seis meses en el Hospital de Santiago, en Vitoria, para la sustitución de un puesto de jefe de Psiquiatría. Pero, después se lo negaron alegando que se encontraba en el periodo obligatorio de descanso tras ser madre. La médico recibirá un indeminización como si hubiera trabajado.