Los presos alicantinos, valencianos y murcianos podrán disfrutar de salidas terapéuticas en sus ciudades para facilitar su mejora y su reinserción en la sociedad.

Este programa, de la Caja de Ahorros del Mediterráneo (CAM), incluye este año visitas al exterior, en las que los reos podrán ir, con las medidas de seguridad oportunas, a actos relacionados con estos cursos, por ejemplo, competiciones paralímpicas para la educación en valores.

Sin embargo, no todos los internos pueden participar,  ya que las penitenciarías estudian caso por caso a los reos para elegir a aquéllos a los que puede serles más útil el programa, y una de las condiciones fundamentales es que estén arrepentidos y quieran rehabilitarse.

En 2006, ya se implantaron este tipo de salidas terapéuticas, preparadas para mujeres, y no se produjo ninguna incidencia negativa.
Gracias al plan Reconocer el presente para abordar el futuro, algunos presos de las cárceles Alicante I (Fontcalent) y II (Villena), Picassent (Valencia), Sangonera (Murcia) y, próximamente, de Mallorca podrán inscribirse en estas clases de terapia de grupo y aprender a valorarse.

Los internos trabajarán, durante nueve meses, en su autoestima, gestión de sus emociones, respeto por los demás o inserción laboral.

Desde este año, los programas serán mixtos para que, según la coordinadora, M.ª del Carmen González, ellos y ellas aprendan a convivir aun sin una relación sentimental.

Los presos crecen como personas

Este tipo de programas de reinserción de la CAM ya han logrado cambiar la personalidad de los presos que participan en ellos. En la edición de 2006, una recluta bulímica consiguió curarse y otra interna que no sabía decir no sin sentirse mal logró corregirlo. Así, según las opiniones de los presos recabadas desde la CAM, estas clases les ayudan a «ser otra persona» o a «mejorar».