Mire, compare y si lo encuentra más barato móntese en él. El sector del taxi empieza hoy a adaptarse a las nuevas tarifas de 2007, aprobadas ayer por la Junta, lo que provocará que en los próximos días haya dos tarifas vigentes hasta la adaptación completa de la flota. Y es que, tras la incorporación del GPRS, los taxistas no pueden manipular sus taxímetros para incluir los nuevos precios. Los aparatos están sellados y sólo pueden abrirse bajo la supervisión de un técnico, que certifica su manipulación.

El presidente de la Asociación Autónomos del Taxi, José Joaquín Cuadra, informa de que a partir de hoy se procederá a manipular los taxímetros en la sede de la asociación, ubicada en el Polígono de El Granadal. Todas las tarifas aumentan un 2,5%, según el IPC calculado a fecha de octubre de 2006.

Los taxistas lamentan la tardía entrada en vigor de los nuevos precios, por culpa de la autorización de la Junta, que ha retrasado el proceso. «Es un sinsentido que el Ayuntamiento acuerde la subida en octubre, la apruebe en el pleno en diciembre y tengamos que depender de la Junta para aplicarla», señala.

A su juicio, este caos de precios podría haberse resuelto si la tarifa se hubiese aplicado el pasado 1 de enero, «como hace el 99% de los servicios que suben sus precios». Con esta previsión, los taxistas habrían programado con tiempo sus taxímetros para que, automáticamente, se adaptaran a las nuevas tarifas gracias al software que lleva incorporado el GPRS.

Pero el caso es que, hasta que los 490 taxis de la flota vayan pasando por el taller para adaptarse, unos cuatro días, habrá quien cobre la carrera mínima a 3,13 (precio de 2006) y quien lo haga a 3,21, que ya está vigente. Los taxistas piden paciencia a los clientes puesto «que no es algo que hayamos provocado nosotros y en ningún caso se trata de una nueva subida».