«Los pisos pequeños están dirigidos fundamentalmente a personas inmigrantes que se hacinan en ellos, lo que atrae marginalidad al centro». Así lo cree la asociación vecinal Centro Antiguo, que aplaude que el Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) recoja límites mínimos –70 metros cuadrados por casa en los edificios rehabilitados– para las futuras viviendas del centro.

Además, este tipo de viviendas, según su criterio, no favorece la estabilidad residencial «que necesita el centro», porque estos apartamentos fomentan la «población flotante».

Mínimo muy alto

En el lado opuesto se encuentra la asociación de Constructores y Promotores. Para este colectivo es inviable que se impongan mínimos de superficie tan altos para una zona cuya «principal demanda» son los pisos de menor tamaño. Además, tampoco están de acuerdo con que cada casa deba tener dos aparcamientos. «Si se obliga a los promotores a aceptar estas condiciones, nadie hará pisos en el centro».

Las alegaciones del PGOU, entre las que se encuentra una de los constructores en contra del citado límite, están en fase de análisis por parte del Ayuntamiento, ya que el periodo para presentarlas acabó el pasado 17 de octubre de 2006.

A favor y en contra

José Prado. presidente de los constructores y promotores

«Los que van al centro buscan pisos pequeños»

Según Prado, el promotor no tiene interés en hacer pisos tan grandes, porque «en el centro la mayoría de la gente quiere pisos pequeños». Es más, «muchos promotores han invertido en el centro para hacer apartamentos de 50 ó 60 metros». Prado pide que se revise a la baja y consensúe la medida mínima.

Joaquín Jiménez. asociación vecinal centro antiguo

«Se pretende llenar el centro de ‘nichos’ mal ventilados»

Este colectivo aplaude la medida que incluye el PGOU, ya que los pisos pequeños son ocupados por familias que viven «hacinadas». Además, la reducción del tamaño es «un método especulativo para encarecerlas». En este sentido, «no se puede rehabilitar el centro con ‘nichos’ mal ventilados».