Los agentes que investigan el crimen de Fago aseguraron ayer que tienen pruebas suficientes para incriminar a Santiago Mainar, único detenido hasta el momento por el asesinato del alcalde de esta localidad, Manuel Grima. La Guardia Civil considera que a corto plazo no habrá más detenciones, aunque no descartan que éstas se produzcan.

Los investigadores creen que las pruebas que tienen son «válidas y suficientes», sobre todo los restos de ADN que hallaron en el volante y en el freno de mano del vehículo del edil. Las pesquisas se centran ahora en la búsqueda de la escopeta que presuntamente usó Mainar. Los investigadores dudan de esta versión, que consideran «algo rocambolesca y rebuscada».

El próximo paso de la investigación será realizar la reconstrucción de los hechos para compararla en el terreno con la primera declaración que hizo Santiago Mainar. «Será determinante para mirar si los tiempos coinciden», explicaron las mismas fuentes.

En su declaración policial, de la que el propio Mainar se ha retractado posteriormente, el guarda forestal se autoinculpó de crimen, dijo ser el único autor de la muerte del alcalde y aseguró que la noche del 12 de enero tendió una emboscada al primer edil cuando éste regresaba a su casa.

Mainar relató a los agentes que después de abandonar el coche volvió a Fago a pie y, en unas seis horas, recorrió 40 kilómetros. Los agentes están a la espera de la autorización del Juzgado para realizar la reconstrucción de los hechos.

Más implicados

Los investigadores barajan la posibilidad de que haya otras personas implicadas en el caso, que podrían haber colaborado de alguna manera en los hechos. Se basan, entre otros aspectos, en la declaración de un testigo que aseguró haber pasado con su coche por el punto de la emboscada y que manifestó haber visto a una persona con un casco provisto de una linterna que le daba paso y otra más en el interior del coche del alcalde.

Para su hermana es inocente

Tanto los familiares como los amigos más cercanos de Santiago Mainar consideran que es inocente. Su hermana María Luisa apeló ayer a la presunción de inocencia y afirmó que todo su entorno está convencido de la inocencia del hasta el momento único detenido.

«No solamente estoy convencida yo, sino toda mi familia y todos nuestros amigos. Yo he hablado con muchos de ellos y todo el mundo me dice imposible, imposible», explicó ayer en declaraciones a Aragón Televisión. Mainar fue detenido el dos de febrero en Fago.