La Policía Nacional le atribuye al coruñés R. C. F. A., de 38 años, al menos tres agresiones sexuales denunciadas en 2006, así como el intento que el pasado viernes estos dos ciudadanos lograron evitar.

Los hechos ocurrieron cuando un conductor que circulaba por la avenida de Montserrat, en Eirís, vio cómo un hombre forcejeaba con una chica en un descampado.

Cuando el 091 lo detuvo le encontró unos grilletes como los usados en tres agresiones

Paró su coche, se bajó y acudió a ayudar a la joven.

El agresor lo golpeó y salió huyendo. Pero un motorista que observó lo sucedido interpuso su vehículo para evitar que escapara.

Pese a que el agresor lo tiró al suelo y le dio patadas, el joven logró atraparlo.

Cuando el 091 lo detuvo le encontró unos grilletes como los usados en tres agresiones.