Los «Compromisos de París» fueron leídos por el ministro francés de Exteriores, Philippe Douste-Blazy, en la clausura de la reunión copatrocinada por Unicef para movilizar a la comunidad internacional sobre un problema que afecta a más de 250.000 menores, sobre todo en África.