El portavoz adjunto del PP en el Parlament, Daniel Sirera, pidió su destitución por «querer convertir a Cataluña en el paraíso de las drogas».