La Policía Nacional ha desarticulado una organización que se dedicaba a introducir en Vigo y otras cuatro ciudades españolas trabajadores extranjeros en situación irregular para trabajar en el sector de la construcción.

Los inmigrantes, de origen ucraniano, guineano y brasileño, eran contratados a través de diferentes empresas radicadas en Portugal, que a su vez eran subcontratadas por otras españolas para realizar diferentes trabajos.

En la operación fueron detenidas 24 personas, entre las que se encuentran los responsables de las empresas por un delito de asociación ilícita e inmigrantes irregulares.