El delegado de esta Consellería, Emilio López, precisó ayer que se controlarán las lagunas del interior de la provincia, los humedales del norte, y los ríos Eo y Masma, ya que son áreas de paso obligado de algunas especies. López Pérez explicó que para 2007 se mantiene activo el operativo de vigilancia y control que se puso en marcha el pasado año y reconoció que, «en principio, no hay excesivo problema» con respecto a la posible incidencia de esta enfermedad en Galicia.