Recreación de la plaza de Canalejas, tras su reforma
Recreación de la plaza de Canalejas, tras su reforma Ayuntamiento de Madrid

El Pleno del Ayuntamiento de Madrid dio este jueves su visto bueno a la 'operación Canalejas', uno de los últimos pasos que quedan para que se materialice una iniciativa privada de más de 500 millones de euros y 50.000 metros cuadrados que prevé convertir esta céntrica manzana situada al lado de Sol en un hotel de lujo y un centro comercial. La operación afectará a siete edificios históricos ubicados entre las calles de Alcalá, Sevilla y Carrera de San Jerónimo.

Canalejas será también la primera gran obra de Ana Botella desde que fuera nombrada alcaldesa de la ciudad en diciembre de 2011, ya que las otras reformas importantes emprendidas en la capital estos últimos años (Madrid Río, Calle 30, Palacio de Cibeles, Sol...) fueron impulsadas por su predecesor, Alberto Ruiz-Gallardón. Sin embargo, Botella tal vez no pueda llegar a hacerse la foto de la inauguración, ya que las obras no acabarán, seguramente, hasta 2016, y las elecciones municipales son un año antes, en 2015. De hecho, el propio Ayuntamiento comparó este jueves la actuación, "por su magnitud", con el soterramiento de los túneles de la M-30. El Consistorio asegura, además, que la operación "supondrá la revitalización de una de las zonas más emblemáticas de la ciudad".

Aunque aún queda la aprobación definitiva del Gobierno regional, los primeros trabajos de desmontaje del interior de los edificios ya han comenzado. La obra principal empezará, a más tardar, y según fuentes del grupo Villar Mir, la empresa encargada del proyecto, "dentro de unos meses, a mediados de 2014". El Gobierno local afirma también que la operación generará 4.800 puestos de trabajo.

En diciembre de 2012 el Grupo Villar Mir adquirió los edificios propiedad de Banco Santander situados en Alcalá 6, 8, 10, 12 y 14, Plaza de Canalejas 1 y Carrera de San Jerónimo 7. El proyecto se centrará en la rehabilitación de estos inmuebles, que estaban fuera de servicio desde hace una década y que albergaron las sedes de los bancos Banesto, Hispano y Central-Hispano.

Los primeros trabajos de desmontaje ya han comenzado, pero la obra grande comenzará a mediados de 2014La iniciativa, sin embargo, ha sido rechazada por los tres grupos políticos de la oposición (PSOE, UPyD e IU) debido a que supondrá un fuerte impacto sobre edificios protegidos. Otros colectivos, como la Academia de Bellas Artes de San Fernando o la asociación Madrid, Ciudadanía y Patrimonio, también han criticado la operación por el mismo motivo.

Los inmuebles fueron vendidos, como se ha mencionado, al grupo Villa Mir para su reforma. La Comunidad rebajó entonces la protección de los mismos, declarados Bien de Interés Cultural  (BIC), para que se pudieran ejecutar obras en su interior, pero manteniendo las fachadas intactas: "Estamos hablando de interiores valiosísimos. El mejor ejemplo de art-decó de Madrid. Un edificio no es solo su fachada, es un todo. Ahora la protección solo alcanza al exterior y la primera crujía. Con el interior podrán hacer lo que quieran", asegura Álvaro Bonet, arquitecto y portavoz de Madrid Ciudadanía y Progreso.

La Dirección General de Patrimonio Histórico de la Comunidad, sin embargo, asegura que los elementos internos más importantes de los edificios, como las rejillas, escaleras, mármoles y vidrieras, se respetarán, aunque no detallan si podrán ser cambiados de sitio. La dirección del proyecto afirma además que la obra permitirá recuperar el interior de los inmuebles "muy deteriorados, con aluminios y cristales rotos" tras años de abandono (llevaban más de una década desocupados). Nadie aclara, sin embargo, cómo se permitió que tales espacios, que datan de finales del siglo XIX, llegaran a tal punto de degradación.

Un encargo para Carlos Lamela

Todavía no se conocen las líneas maestras del proyecto, del que se encarga el arquitecto Carlos Lamela, pero básicamente consistirá en la construcción de un aparcamiento en el subsuelo, un centro comercial en las primeras plantas y un hotel cinco estrellas de lujo en las siguientes. El hotel de lujo llevará la firma de Four Seasons, y será el primer establecimiento que la cadena canadiense abra en España. Las habitaciones tendrán vistas nada menos que a la plaza de Cibeles y podrían llegar a costar hasta 5.000 euros la noche. Además, se construirán 30 apartamentos de lujo en la parte de arriba mediante un retranqueado que semicubrirá la manzana y que comparan con las Galerías Lafayette de París, la galería Vittorio Emanuele de Milán o el Covent Garden de Londres.

La operación permitirá también construir un intercambiador de transporte subterráneo en la calle Sevilla y la reforma de las aceras y el resto de elementos urbanos de la plaza.

Consulta aquí más noticias de Madrid.