Los Gobiernos de España y Mauritania continúan "negociando" una solución al destino del barco que lleva a bordo a 200 inmigrantes paquistaníes y que permanece fondeado cerca de la costa mauritana a causa de una avería, informaron fuentes del Ministerio de Asuntos Exteriores.

Los ocupantes del buque "Marine I" están en "buenas condiciones de salud" y atendidos por Cruz Roja Española a través de un cargamento de ayuda humanitaria transportado por el barco hospital "Esperanza del Mar", según las mismas fuentes.

La ayuda humanitaria está financiada por la UE y consiste en 400 bocadillos; 1.060 zumos; 1.140 botellas de agua; 720 paquetes de galletas; 500 cajas de productos lácteos y 100 kilos de arroz, entre otras cosas.

¿200 o 400?

La Media Luna Roja Mauritana ha afirmado que son unos 400 los inmigrantes asiáticos y subsaharianos a bordo de la embarcación averiada.

Sin embargo, fuentes del ministerio español de Asuntos Exteriores indicaron el lunes que transportaba 200 inmigrantes paquistaníes.

A 12 millas de Mauritania

El "Marine I" continúa anclado a unas doce millas de Nuadibú después de que el pasado viernes fuera detectado con una avería cuando navegaba hacia Canarias, razón por la que fue remolcado hasta aguas próximas a la costa mauritana.

El problema que sufre el barco no puede ser solventado en alta mar, aunque no hace peligrar la situación de la nave, según Exteriores.

Las autoridades mauritanas negaron ayer, lunes, que se hubiera alcanzado un principio de acuerdo sobre la acogida de los inmigrantes, al considerar que no le concernía la situación de estas personas ni la avería de la embarcación por encontrarse en aguas internacionales.