Universidad Complutense
Varios jóvenes, en una de las aulas de la Facultad de Odontología de la Universidad Complutense de Madrid. Zipi / EFE

El Ministerio de Educación se ha puesto manos a la obra para reclamar a miles de alumnos madrileños el importe de las becas que les entregó el curso pasado.

La medida concierne a todos aquellos estudiantes que no hayan aprobado el 50% de la carga lectiva. También, aquellos que no hayan asistido al 80% de las clases. En total, y según los cálculos realizados por la Federación de Enseñanza de CC OO, puede haber casi 10.000 afectados, repartidos entre 2.200 universitarios y más de 7.500 estudiantes de Formación Profesional y Bachillerato.

Los requisitos para acceder a la ayuda figuraban en la convocatoria de ayudas oficiales que el departamento dirigido por José Ignacio Wert hizo pública en junio de 2012.

Como parte de una nueva política de "esfuerzo", los estudiantes ya no solo debían presentarse a un tercio de las materias, sino que la exigencia se disparaba como forma de asegurarse de que los recursos públicos no caían en saco roto, académicamente hablando. Sin embargo, la mayoría de ellos aún no sabe que tendrá que reintegrar el dinero porque no han recibido las notificaciones.

Críticas de las universidades

El trámite de revocación comenzó en octubre. Como en años anteriores, la Consejería de Educación de la Comunidad de Madrid recibió un requerimiento del Ministerio en el que este le conminaba a comprobar que los perceptores de ayudas de desplazamiento, manutención, transporte o material habían cumplido con su parte del trato.

Los estudiantes pueden recurrir los expedientes de revocación si los consideran injustosLa Consejería, según confirmó un portavoz, aún está recabando los datos de los institutos y centros de FP a través de sus cinco direcciones de área territorial (DAT). Cuando el trámite concluya, enviará la información tanto a Educación como al Ministerio de Hacienda, que será el que se ocupe de exigir las cantidades. Estas van desde los 200 a los 1.000 euros aproximadamente en el caso del Bachillerato y la FP y desde los 400 y a los 6.000 euros en el caso de las enseñanzas universitarias.

El proceso es similar en el caso de las universidades, aunque, en este caso, Wert no está encontrando toda la colaboración que desearía. Educación ha pedido a los rectores que sean ellos los que reclamen el dinero, pero algunos se niegan.

La Complutense, por ejemplo, está a la espera de que el Ministerio les convoque una reunión informativa "que no tiene fecha", según fuentes del gabinete del rector. La de Alcalá cree que Wert ha descargado la responsabilidad en los campus para evitarse más críticas, detalló un miembro del equipo directivo.

El estudiante que no abone la cantidad en el plazo establecido tiene derecho a recurrir el expediente. En caso de retraso injustificado, podrá sufrir un recargo del 5% y hasta del 20% del importe. Si la reclamación llega a la vía ejecutiva, Hacienda se hará cargo y tendrá capacidad para embargar las nóminas o recaudar el dinero directamente de las cuentas de los interesados.

Revocaciones "a bulto"

Tanto CC OO como la Asociación de Directores de Institutos (Adimad) alertan de que el 99% de esas ayudas ya han sido gastadas, por lo que su devolución perjudica a las familias con más necesidades. "Las becas son para alumnos que lo necesitan por falta de recursos, para fomentar la igualdad de oportunidades en el acceso a la Educación, no para ligarlas a los resultados académicos", denuncia Isabel Galvín (CC OO).

Luis (nombre ficticio) critica que las revocaciones se estén haciendo "a bulto". "Dirijo un instituto y dos de los chicos se han enterado por mí. Uno tuvo que dejar el curso en marzo porque su padre tenía cáncer. El otro se trasladó a Valladolid por motivos familiares cuando ya le habían concedido la plaza y la beca y, como la Administración no es capaz de cruzar los datos de las distintas autonomías, les figura todo suspenso. Hay que mirar las circunstancias personales", reclama.

Consulta aquí más noticias de Madrid.