Luis María Linde
El gobernador del Banco de España, Luis María Linde, durante una comparecencia en la comisión del Congreso de los Diputados. Javier Lizón / EFE

El gobernador del Banco de España, Luis María Linde, ha insistido este lunes en que existen "riesgos de desviación" en el cumplimiento del objetivo de déficit público de 6,5% del PIB en 2013, derivados sobre todo de la "debilidad" de los ingresos y de la recuperación de la paga extra para los funcionarios.

En su comparecencia en la Comisión de Presupuestos del Senado para explicar las cuentas para 2014, Linde ha reiterado este argumento, que ya planteó en el Congreso, y que ya ha señalado la Comisión Europea, según ha recordado.

Ha comentado no obstante que, atendiendo a la ejecución de la primera parte del año, el objetivo de déficit público pactado es "alcanzable", pero para ello deberán recuperarse los ingresos en los meses finales del ejercicio.

La prudencia aconseja evitar toda complacencia El gobernador ha considerado además que la evolución de la deuda pública, que podría subir del 100% en 2015, muestra la importancia de culminar con éxito el proceso de consolidación fiscal y de reformas estructurales.

Para Linde, la evolución de la economía española en el último año ha experimentado una "notoria mejoría" y "en estos momentos puede estar empezando a superar la segunda recesión de esta prolongada crisis".

En todo caso, "la prudencia aconseja evitar toda complacencia, porque los riesgos no han desaparecido y los impulsos para una recuperación sostenida son, aún, débiles", ha dicho.

El gobernador también ha hablado del crecimiento del PIB para 2014 y ha indicado que el incremento del 0,7% que proyecta el cuadro macroeconómico es "prudente" y está en línea con el consenso de los analistas

Rescate bancario

El responsable del supervisor bancario ha agregado que "con seguridad" se va a recuperar el dinero público destinado al rescate del sistema financiero, aunque ha admitido que no se sabe cuándo.

No obstante, ha recalcado que ese dinero "ha servido para salvar depósitos, no para salvar directivos". "Es una verdad absoluta", ha continuado.

Dicho esto, Linde ha asegurado que "hay indicios de recuperación" del crédito, aunque ha asegurado que todavía "hay cosas que pueden hacerse" y ha dejado claro que "la solución no va a venir del BCE [Banco Central Europeo], sino de las autoridades nacionales".

"Se mantiene la fragmentación en el acceso al crédito, pero está habiendo una corrección muy lenta", ha señalado, para explicar a renglón seguido que el crédito cada vez cae menos y se están frenando los tipos de interés. "Estamos llegando a un final de esta historia de contracción del crédito y de tipos altos", ha zanjado.