El PSOE encumbra a Susana Díaz y Griñán dice que "el tiempo pasó para los de mi generación"

La presidenta de la Junta, Susana Díaz, y el expresidente José Antonio Griñán en una imagen de archivo.
La presidenta de la Junta, Susana Díaz, y el expresidente José Antonio Griñán en una imagen de archivo.
Miguel Ángel Molina / EFE

El presidente del PSOE, José Antonio Griñán, ha asegurado este sábado en su despedida de la Secretaría General del PSOE-A que el partido en Andalucía estaba "obligado hace ya tiempo al cambio generacional" y ha defendido: "Los de mi generación hemos prestado un buen servicio a España y Andalucía, pero nuestro tiempo ha pasado".

Griñán ha lanzado este mensaje durante la defensa de su informe de gestión en el Congreso Regional extraordinario que cederá el liderazgo del partido a la presidenta de la Junta, Susana Díaz, en el que ha reivindicado que su "tarea era hacer la transición" porque nunca aspiró "a más y tampoco a menos" y ha pedido perdón a quienes han sido críticos con su gestión, "con los que he sido injusto a veces".

El expresidente de la Junta ha iniciado su discurso trasladando a los delegados que "ha llegado al río y ha cruzado el puente". "Pero no penséis que me voy a otra orilla distinta, sino que sigo en la misma, menos dando la cara, la del socialismo democrático en la que siempre me he sentido a gusto", ha dicho.

En una sosegada intervención, ha recordado que defendió desde que asumió el liderazgo del PSOE-A que el proceso de renovación era necesario porque se corría el riesgo de que su "generación se convirtiera en un tapón para la siguiente" y ha advertido de que "se equivocan quienes piensan que con determinadas renovaciones se acaban los liderazgos" porque, en su opinión, "una organización que no sabe abrirse a las nuevas generaciones no tiene futuro".

Susana Díaz ha sido proclamada secretaria general del PSOE de Andalucía en sustitución de José Antonio Griñán al conseguir en este congreso el respaldo del 98,63% de los delegados asistentes. De los 732 votos emitidos, 722 fueron a favor de Díaz y 10 en blanco.

Abrir la puerta a la renovación

Griñán ha expuesto todo el proceso que se cierra este fin de semana con el acceso de Díaz a la Secretaría del PSOE-A, en el que ha seguido "dos reglas, medir los tiempos y no anticipar las estrategias hasta que las vayas a desarrollar", y ha admitido que "de entre todas las decisiones que debe tomar un político, ninguna es tan difícil como saber cuándo abrir la puerta al relevo", para la que no existe "manual de instrucciones" y que él adoptó a partir de una "reflexión personal y autocrítica desde la lealtad con el partido y el compromiso con Andalucía".

Ha resaltado el acierto de la "decisión estratégica" de agotar la legislatura y convocar las elecciones autonómicas en solitario tras dos derrotas en las urnas durante 2011, pero ha advertido de que el "éxito" de mantener el gobierno en coalición con IULV-CA no ocultaba un "aspecto preocupante" porque el PSOE-A había obtenido "el segundo peor resultado en autonómicas y por primera vez no fue el partido más votado", lo que exigía "reflexión autocrítica sin romper el partido" para "rectificar la deriva de malos resultados electorales" porque era preciso "recuperar la confianza ciudadana y poner al partido como oferta creíble".

Griñán, que ha resumido su gestión al frente del PSOE-A en haber "conservado el gobierno, logrado un pacto político que garantiza estabilidad y un proceso de renovación interna que supone un cambio generacional y de género", ha llegado a reconocer que "tenía la certeza de que no sería un buen cartel electoral porque mi tiempo había pasado y la derecha iba a estar todo el día hablando de los ERE".

"Había personas jóvenes que eran mejor opción que yo. Sólo era necesario tener ojos para ver y sentido común para tomar la decisión", ha subrayado el todavía secretario general del PSOE-A, que ha alertado sobre el peligro de que "la política se encierre en sí misma" y se presente como una "casta al margen de la ciudadanía" convirtiendo la política "en un reñidero y en una lucha para liquidar al adversario".

Relevo orgánico

Ha manifestado que tras un relevo institucional, ahora toca un relevo orgánico que va a situar a Susana Díaz como la persona con mayor poder orgánico e institucional en el partido y la ha definido como una mujer "capaz, honesta, luchadora e inteligente", que representa un cambio generacional y de género.

Para Griñán, su condición de mujer no es irrelevante, en unos tiempos en los que se está organizando una "brutal ofensiva neoconservadora" que pretende volver a aquellos "años de plomo en los que las mujeres estaban sometidas al varón". En su opinión, la igualdad solo existe en la medida en que es real, de manera que no hay descanso para luchar contra todo tipo de discriminación.

Se ha mostrado convencido de que con el equipo que va a configurar Susana Díaz como nueva secretaria general del PSOE-A, se va a dar un salto cualitativo, porque, teniendo en cuenta que el problema del partido es de "credibilidad", ella "es creíble", dice las cosas con claridad y además sonríe. "Sonreír alegra a tus amigos y cabrea a tus enemigos, así que sonríe siempre", ha trasladado a Díaz.

Ha señalado que ha dejado sus responsabilidades en la vida política sabiendo que su tarea ha sido hacer la "transición": "No aspiraba a más, aunque tampoco a menos". Ha expresado que hoy es deudor de todos: "De los que me habéis estado a mi lado, me habéis dado fuerza y habéis ensanchado mi punto de vista; de los que han sido críticos con mi gestión, con los que he sido injusto a veces y a los que pido perdón públicamente", y de "toda la militancia".

Díaz: "Es un nuevo tiempo"

Susana Díaz, proclamada única candidata a la secretaría general del PSOE-A, ha animado a sus compañeros a reconocer que no siempre han hecho las cosas "totalmente bien" en su partido, donde pretende abrir "un nuevo tiempo" y culminar un "proceso de renovación".

Durante su intervención, ha asegurado que para tener credibilidad hay que reconocer los errores, ser "exigentes" y admitir que hay aspectos que pueden funcionar mejor, empezando por el "gravísimo problema" del paro en la comunidad. "No lo hemos hecho todo bien (...) Seguramente no hemos hecho lo suficiente y no pasa nada, reconozcámoslo", ha señalado Díaz, que ha asegurado que pretende asumir la secretaria general de su partido "con gratitud, con ilusión, con pasión y sobre todo con fuerza", para abrir "un nuevo tiempo".

Ha considerado que tampoco hay que tener miedo a reflexionar sobre lo hecho, pero que para eso —ha añadido— hace falta un partido "sólido y coherente", que tiene que ser "implacable" en la lucha contra la corrupción. Según Díaz, se abre "una nueva etapa" en la que "se va a dejar la piel" e intentará que el PSOE sea "más fuerte y más cohesionado".

"Cuenta atrás" para recuperar la confianza

Las alusiones al cambio generacional han procedido también del expresidente del Gobierno José Luis Rodríguez Zapatero, para quien la elección de Susana Díaz como nueva líder del PSOE andaluz es el espaldarazo para que su partido comience la "cuenta atrás" con el objetivo de recuperar la confianza de la mayoría.

"Va a ser el momento en el que, de manera decidida (...), con un partido con ganas renovadas, empezaremos la cuenta atrás y esa cuenta atrás es recuperar aquello que tenemos que merecer, el respaldo de la mayoría de los ciudadanos", ha resaltado.

Zapatero ha intervenido en la apertura del congreso junto a la vicesecretaria general del partido, Elena Valenciano, que ha dicho que el PSOE-A es la "columna vertebral" del partido, donde hace años se gestó la renovación que llevó a los socialistas a convertirse en el partido hegemónico de la izquierda" con Felipe González a la cabeza. "Aquí, probablemente, se está volviendo a gestar la renovación", en opinión de Valenciano, que ha elogiado "el empuje, la fuerza, la inteligencia, las ganas, el estilo" de Susana Díaz, una "gran política" que permitirá avanzar en ese camino, ha dicho.

Chacón: "Así se hace un cambio"

Para otros, como la exministra de Defensa Carme Chacón, Griñán ha dado "una lección para muchos" de cómo se hace "un cambio, una renovación con unidad". Tras la intervención del expresidente de la Junta de Andalucía José Antonio Griñán ante el cónclave, Chacón ha alabado su discurso, que, en su opinión, da además "una lección de grandeza y de humildad para todos".

"Yo creo que Andalucía lleva mucho tiempo dando lecciones, la primera y más importante es que en tiempos de crisis está demostrando que se puede gobernar poniendo por delante los intereses de la gente corriente, y ahora nos da una nueva lección de cómo se hace un cambio, una renovación con unidad, eso es una lección para muchos", ha dicho Chacón, que ha señalado además que está "muy contenta" del "afecto y del cariño" que le han mostrado sus compañeros en Andalucía.

Primarias, "cuando el partido decida"

Por su parte, Manuel Chaves, expresidente andaluz y diputado del PSOE, ha puesto en duda que las declaraciones de José Antonio Griñán aludiendo a que su generación puede ser un "tapón" para la siguiente se refirieran a Alfredo Pérez Rubalcaba, y ha dicho que hay que tener "visión" para el cambio.

A preguntas de los periodistas, Chaves ha recalcado que la necesidad o no del cambio generacional en el PSOE nacional quedará resuelta con la convocatoria de primarias en Madrid, que se celebrarán "cuando el partido decida" y después de las europeas.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento