El proyecto de ley que permite a las personas cambiar de sexo y nombre en el registro civil sin necesidad de someterse a cirugía fue aprobado este lunes por la Comisión de Justicia del Senado sin sufrir modificaciones relevantes.

El texto  saldrá adelante, previsiblemente, con el respaldo de todos los grupos excepto del PP.

El ponente del PP, partido que ha moderado su posición inicial, exige para el cambio registral una sentencia firme por parte del juez. Además, ponen como condición para el cambio en los documentos que los transexuales se hayan sometido a una operación quirúrgica.

"Sin cambios sustanciales"

El PSOE, por su parte, insiste en que la norma no sufrirá cambios sustanciales.

Tan sólo se han aprobado dos enmiendas, que se votarán previsiblemente en el Pleno de la Cámara Alta del próximo día 21, una conjunta de Izquierda Unida y de Entesa Catalana del Progrés y otra de Entesa en solitario.

Dichas enmiendas son relativas a un cambio técnico de uno de los artículos y a la exención del pago de tasas por la reexpedición de títulos o documentos con el nuevo nombre de la persona que ha cambiado su sexo por no considerarse causa voluntaria.

El Grupo Popular resaltó la "necesidad de una ley que regule la situación actual de los transexuales y que evite la discriminación injusta", por eso, a pesar de discrepar "en la forma", se abstuvo en la votación final de la comisión porque considera "positiva" la ley.

Tras su paso por el Senado, el texto se remitirá de nuevo al Pleno del Congreso para su aprobación definitiva.