La masía de Can Fargas, situada en el paseo Maragall en el barrio de Horta en Barcelona, se convertirá en una escuela de restauración, dos restaurantes, un geriátrico y un aparcamiento que empleará a unas 120 personas, según informó hoy este establecimiento.

La masía fue adquirida en 1997 por la promotora inmobiliaria Unicompta, que la reconvertirá en una escuela de restauración que constará de dos partes, la principal, que dará formación a cocineros, 'metres' y administrativos, y la segunda que se destinará a un restaurante a la carta y otro de menú diario de precio ajustado.

Un geriátrico con 100 camas 

Además, en la parte del huerto no protegido se construirá un geriátrico con 100 camas, un centro de día con capacidad para 200 personas y un aparcamiento público con unas 200 plazas de alquiler.

Can Fargas es una antigua masía en cuyo interior se encuentra una torre románica del siglo XI que conserva parte de la pinturas originales y es un edificio catalogado de bien de interés local por su valor artístico.