Inundaciones Yakarta
Dos niños indonesios juegan en una calle inundada en Yakarta, Indonesia, hoy lunes 5 de febrero de 2007. EFE
Mientras la Reina Sofía llegaba esta mañana a Yakarta con quince millones de euros en microcréditos para los supervivientes de la catástrofe que asoló el sudeste asiático el 26 de diciembre de 2004, una gran parte de la capital de Indonesia sigue hoy bajo las aguas por las peores inundaciones de su historia reciente.

Tal ha sido la violencia de las lluvias caídas en los últimos días que ya han causado más de 20 muertos y dejado sin hogar a 340.000 personas, mientras se pronostican más lluvias.

"Muchas personas han caído enfermas, pero no tenemos centros sanitarios en nuestras áreas", declaró una indonesia residente en el barrio de Jalambar a la emisora de radio "Elsinta".

La ministra indonesia de Salud, Siti Fadillah Supari, indicó a los medios de comunicación que los servicios médicos están preparados para atender las apariciones de brotes de diarrea severa, cólera, fiebres tifoideas y sarampión.

Fuentes del Ministerio de Salud indicaron que se ha tratado a más de 50.000 personas desde que comenzaron las inundaciones, el viernes pasado.

Las 340.000 personas sin hogar pertenecen a Yakarta y a localidades próximas a la capital, como Tanggerang y Bekasi, también bajo el estado de alerta y colapsadas.

Algunas zonas de Yakarta, una población de 12 millones de habitantes, llevan tres días sin luz y sin agua.

Casi toda la ciudad inundada

Entre el 50% y el 75% de Yakarta permanece hoy bajo el agua
Entre 50 y el 75 por ciento de la gran metrópoli permanece hoy bajo el agua, mientras que la cifra de víctimas mortales varía entre 29 y 20, según la agencia gubernamental que se consulte.

Las autoridades han desplegado una fuerza especial de 12.600 personas para auxiliar con alimentos y medicamentos a los afectados y desplazados.

La distribución de ayuda se realiza en helicópteros y en balsas neumáticas por zonas en donde el nivel del agua llegó a superar los tres metros de altura.

El presidente de la Asociación Médica de Indonesia, Farid Afanza Moeloek, informó a través de "Elshinta" de que ha empezado hoy a repartir agua potable a los afectados en Yakarta y que "se puede conseguir de la 08.00 de la mañana a las 06.00 de la tarde durante toda la semana".

Farid indicó que su servicio de agua potable comenzará a funcionar esta tarde en Bekasi.

Los damnificados se acumulan en escuelas, mezquitas y otras instalaciones en las zonas altas de la urbe que se han salvado al diluvios.

Las autoridades han marcado 122 áreas afectadas tan sólo en la capital, donde se mantiene el nivel de alerta máximo.

El gobernador de Yakarta, Sutiyoso, rechazó las críticas y justificó la calamidad con que se trata de un "fenómeno natural" que se repite cada lustro, mientras que el ministro indonesio de Medioambiente, Racmat Witoelar, atribuyó la culpa de la catástrofe a una "pobre" planificación urbanística.

Los grupos de ecologistas han denunciado que el sistema natural de drenaje de la capital está considerablemente dañado debido a la construcción masiva de edificios y de grandes centros comerciales en los últimos años.

Las previsiones meteorológicas pronostican lluvias hasta finales de febrero.