En nuestra comunidad nacen sólo 1,18 hijos por mujer, mientras que, por ejemplo, la media del Estado es de 1,33. Ambas cifras se sitúan lejos del límite para conseguir un relevo generacional, establecido en 2,1 hijos por mujer.

Según el Observatorio Vasco de la Juventud, la tasa de personas jóvenes  entre 15 y 29 años ha disminuido un 24,4% desde 1981, pasando de los 524.334 jóvenes de entonces a los 396.135 del año 2005.

Para los expertos, esta tendencia a la baja contribuirá a un irremediable proceso de envejecimiento de la población, que podría volverse crítico entre 2020 y 2025.