El programa de la Bolsa de Aluguer tiene un fuerte tirón en A Coruña, pero no es capaz de hacer frente a una demanda cada vez más elevada. Cerca de 1.500 vecinos de la ciudad y sus alrededores se han inscrito en esta iniciativa para conseguir ayudas autonómicas para pagar el alquiler, pero en la actualidad sólo hay 153 pisos disponibles, según informaron desde la propia Consellería de Vivenda.

Los responsables de este departamento aseguran que, ante la avalancha de solicitudes, ya se están preparando los trámites para incluir otros 400 inmuebles en la Bolsa de Aluguer.

Protestas por retrasos

Sin embargo, propietarios e inquilinos encuentran muchos obstáculos para poder acceder a esta iniciativa. Un ejemplo es el caso de Concepción Cotos, una coruñesa que lleva un año y tres meses con una vivienda en este programa y todavía no ha recibido a nadie para ocuparla. «Sé que hay mucha gente esperando, y no entiendo el motivo del retraso. He ido unas diez veces a las oficinas de la Xunta y no me dicen lo que ocurre», explica esta propietaria.

Muchos inquilinos también están descontentos por las esperas. Es el caso de Alberto, un joven que vive cerca de la plaza de España, al que el cambio de Gobierno le sorprendió preparando el papeleo y le retrasó un año la llegada de la ayuda autonómica. Pero le ha valido la pena. «¿Lo mejor? La pasta que te ahorras. ¿Lo peor? Nada», asegura Alberto, que cada mes paga 186 euros menos de alquiler gracias a este programa autonómico.

Con la anterior Bolsa de Aluguer, los inquilinos podían buscar al propietario, y si quería registrar su vivienda, se agilizaban los trámites. Los requisitos daban pie a «pillerías» y muchos dueños se aprovechaban y le subían el precio al piso para así conseguir más dinero de la Xunta. El nuevo Gobierno reguló una Bolsa más restrictiva, lo que redujo también el número de pisos.

BENEFICIOS PARA TODOS

Para el que busca

Comodidad.- Al inscribirte en la Bolsa de Aluguer te puedes despreocupar de seguir buscando piso por tu cuenta. Eso sí, tienes que ser realista con lo que ganas y a la hora de elegir el sitio donde vivir.

El dinero.- Apuntándote en el programa puedes obtener una ayuda durante cinco años, dependiendo de la renta. Si un año sube, la ayuda sería menor, pero si te bajan el sueldo, la subvención es más alta.

Seguridad.- No te cobrarán la vida por alquilar, ya que el máximo establecido es de 450 €. Si pagas 325 como máximo, la Xunta paga el 60%. Si pagas hasta 403 €, te pagarán el 50%, y si pagas hasta 450 €, el 30%.

Garantías.- Tienes el compromiso de conseguir una vivienda digna, con todas las necesidades básicas cubiertas y con unas medidas aceptables. Las reparaciones en caso de avería se agilizan al mediar la Xunta.

Para el que ofrece

Comodidad.- La primera garantía con la que cuentan todas aquellas personas que inscriben su piso en la Bolsa de Aluguer es la de cobrar todos los meses, aunque el inquilino deje de pagar el alquiler. .

El dinero.- Si el inquilino decide abandonar el piso, la Xunta se compromete a seguir pagando al arrendador las mensualidades que quedan pendientes y que estaban estipuladas en el contrato.

Seguridad.- El propietario obtendrá, inscribiendo su inmueble en el programa, un seguro de vivienda con la compañía Mapfre. Además, el piso, una vez terminado el contrato, se entregará en perfecto estado.

Garantías.- En caso de que el piso inscrito tenga algún tipo de deficiencia,     la Xunta realizará un informe y un presupuesto de las reformas, además de proporcionar ayudas  de hasta 6.000 euros.