A los jóvenes aragoneses se les resiste la educación secundaria (ESO), y uno de cada cuatro (el 27,3%) cuelga los estudios, una cifra que se eleva hasta el 35,7% en el caso de los centros públicos, según datos oficiales.

Además, el 40,6% de los chavales que consiguen terminar la enseñanza obligatoria lo hacen tarde porque repiten, al menos, un curso. De estos últimos, sólo una minoría empieza a acumular retrasos en primaria (11,3%), mientras que el resto no empieza a sufrir fracaso escolar hasta los 14 ó 15 años, ya en la ESO.

A pesar de todo, los escolares aragoneses están por encima de la media española, donde se registran tasas de abandono y de alumnos retrasados del 28,6% y 41,6%, respectivamente.

Navarra y el País Vasco son las comunidades con mejores resultados, y Aragón se sitúa en el sexto lugar en el ranking de excelencia educativa, con una nota de 6,29 sobre 10, según un informe de Profesionales por la Ética, que analiza los datos del Ministerio de Educación.

Más detalles

Escolarización: El 97,6% de los niños aragoneses de tres años va al cole, frente al 94,4% en España. A los 17 años, sin embargo, sólo estudia el 80,2% de la población, 5,4 puntos más que la media estatal. Los más aplicados a esta edad son los jóvenes vascos (92,6%) y los asturianos (87,4%).

Idoneidad: El 14,5% de los escolares de 12 años ha repetido algún curso (15,7% en España). La tasa aumenta y a los 14 y 15 años las tasas de repetidores están en 30,2% y 40,6%, respectivamente (31,2% y 41,6% de media española).

Sin estudios: El 24,1% de los jóvenes aragoneses entre 18 y 24 años sólo tiene la enseñanza obligatoria, casi el doble que en el País Vasco (13,9%) y que la media de la Unión Europea (15,2%).

Ordenadores: Los colegios aragoneses están entre los mejor equipados tecnológicamente. El 100% de los centros públicos tiene conexión a Internet y hay un ordenador por cada ocho alumnos y otro por cada 5,3 docentes (8,8 y 6, en el resto de España).

Falta de motivación

La falta de motivación de los alumnos es una de las principales causas del fracaso escolar.

«Muchos jóvenes no tienen interés por aprender y se aburren en clase, por lo que nunca llegan a aprobar», explican los orientadores, que destacan también la «excesiva permisividad» de los padres ante el bajo rendimiento académico de los adolescentes.