El aporte calórico por ración es de unas 300 kilocalorías.

Contiene proteínas de buena calidad gracias al huevo, es moderadamente elevado en lípidos y posee un escaso contenido en hidratos de carbono, por lo que se recomienda combinarlo con algún alimento que equilibre el perfil calórico, como el pan.

Este plato es una fuente importante de vitaminas, como la biotina, las vitaminas B6, B12, E, K y muy especialmente la A y la C.

Gracias a su ingrediente principal, el tomate, es rico en licopeno, un carotenoide con una potente acción antioxidante.

Ingredientes necesarios. (4 personas)

  • Una docena de tomates.
  • 2 cucharadas de alcaparras.
  • 4 pepinillos.
  • 4 anchoas. 4 huevos duros.
  • 4 cucharadas de aceite.
  • Pan rallado.
  • Sal.
  • Perejil.

Preparación

En primer lugar, lava bien los tomates bajo el grifo con agua fría. Corta una rodaja de la parte superior a cada uno, de manera que se queden con forma de bol y puedan rellenarse con facilidad.

Vacía el interior hasta dejarlos sin pulpa. Ésta servirá para la mezcla posterior.

Pica los pepinillos, las anchoas, las alcaparras y los huevos duros (cocidos anteriormente durante diez minutos), échales un poquito de perejil y sal (con cuidado, porque las anchoas ya salan por su cuenta), tres cucharadas de aceite, y remueve hasta formar una pasta.

Rellena los tomates con la mezcla, espolvoréalos con un poco de pan rallado y colócalos en una fuente untada con aceite.

Enciende el horno antes, y mantenlos dentro unos veinte minutos a temperatura media, hasta que estén asados pero no pasados.

  • Más contenidos de salud, belleza y calidad de vida en VIVIR VIVIR