El nuevo secretario general de la Conferencia Episcopal Española (CEE), José María Gil Tamayo, quien ha anunciado que será también el portavoz de esta institución, ha afirmado que los miembros de la Iglesia no pueden "ser profetas de calamidades", sobre todo cuando hay gente que está sufriendo. Además, ha hecho un alarde de transparencia mostrando su intención de que la Iglesia abandone las páginas de sucesos en los medios de comunicación y ocupe "el espacio que le corresponde" en la sección de Sociedad.

El secreto de la comunicación es mostrarse como uno es, sin trampa ni cartónGil Tamayo, durante su primera comparecencia ante los medios de comunicación , ha dicho que la CEE se dedica a transmitir la "buena nueva", y debe "poner el bálsamo de la esperanza" en sus mensajes como, a su juicio, hace el papa Francisco, de quien ha dicho que "mira de una manera especial a España". El objetivo, ha apuntado, es transmitir el Evangelio "de forma positiva".

Párroco de la iglesia San Juan Bautista de Badajoz y periodista, ha asegurado creer "profundamente" en la comunicación y hacerla con transparencia como la mejor forma de "luchar" contra el rumor y la desinformación. "Creo que el secreto de la comunicación es mostrarse como uno es, sin trampa ni cartón", ha resaltado Gil Tamayo, quien ha indicado que no se siente "condicionado por esquemas".

Se ha definido como un cura al que le encargaron que se hiciera periodista y, en este sentido, ha añadido que esa "doble vida" de profesional de la información y de cura "a veces es difícil". Ha comentado que aún no termina de creerse su nombramiento y ha asegurado que "lo de menos" será su opinión, ya que "la que cuenta es la de los obispos".

Debe mostrar convicciones "con simpatía"

El secretario general de la CEE, que sustituye a Juan Antonio Martínez Camino, ha hecho hincapié en que la Iglesia necesita salir de "las páginas de sucesos" de los medios de comunicación y ocupar el espacio que le corresponde en la sección de Sociedad, al tiempo que ha insistido en que la Iglesia muestre sus propias convicciones "con simpatía".

La Iglesia tiene un peso indiscutible en este país

"La Iglesia tiene un peso indiscutible en este país", ha agregado Gil Tamayo. Por último ha relatado, sonriendo, que cuando se hizo público su nuevo cargo, un chico de su grupo al que imparte catequesis le envió un mensaje a su teléfono móvil preguntándole si había sido designado como "secretario del papa", a lo que le tuvo que decir que no era así.

Gil Tamayo, que fue elegido en su cargo en la primera votación con el respaldo de 48 de los 79 miembros de la Asamblea Plenaria, ha agradecido al presidente de la institución, el cardenal Antonio María Rouco Varela, que le haya tendido la mano como bienvenida y le haya dicho que le ayudará en todo lo que pueda.