El carril-bus a Teatinos podrá usarse al fin a mediados de este mes
Colocación de marquesinas en el bulevar Luis Pasteur (Álvaro Cabrera).
El carril-bus al campus de Teatinos tiene gafe, como el Teatro Romano, la depuradora de Benalmádena (que se quemó antes de su inauguración), el uso museístico de La Aduana o la eliminación de la peligrosa curva de la Comisaría Provincial.

Pese a que se trata de una obra sencilla, la plataforma para el transporte público desde la avenida Manuel Domínguez hasta el bulevar Luis Pasteur, útil para desatascar los accesos a la universidad, ha sufrido toda clase de contratiempos desde finales de 2004. Pero por fin ya hay una fecha: a mediados de este mes concluirá la señalización vertical y la pintura de la calzada. Los autobuses podrán circular, al igual que los vehículos con dos o más ocupantes (VAO), según fuentes de la Empresa Malagueña de Transportes (EMT).

Sólo quedarán pendientes de instalar los separadores, que estarán antes de Semana Santa. La EMT elegirá en un concurso de ideas un modelo exclusivo, diferente a los Sevilla y Madrid. Serán de un material termoplástico (semirrígido) y tendrán una altura de 50 cm por 30 ancho.

Ocho nuevas paradas

La implantación del carril-bus incluye la colocación de ocho nuevas paradas entre postes y marquesinas: dos para los autobuses del Consorcio y el resto para las líneas urbanas (20, 22, 8 y 25). Las obras comenzaron en enero y ya se ha concluido la colocación en la acera norte

Estas obras afectarán al tráfico cuando se instalen las marquesinas en Manuel Domínguez, pues irán en una isleta de la mediana derecha.