El Servicio Andaluz de Salud (SAS) indemnizará con 104.665 euros a los familiares de Roberto R., quien falleció en el Hospital Ruiz de Alda de Granada por un error de diagnóstico. El paciente, de 58 años, que ingresó por un fuerte dolor de estómago, fue revisado primero por un médico residente que le diagnosticó gastritis y le envió a casa, aunque horas después regresó al hospital porque el dolor persistía. Aunque otro MIR encargó un electrocardiograma, no supo ver las señales que evidenciaban el mortal infarto.