Sólo en Murcia puedes ir bien peripuesto a un bar que haga picoesquina, donde te pueden poner un café que sea aguachirri, tener que amoquinarlo (si no se lo encasquetas a alguien) y pegarle un estufío (expresión de enfado) al camarero.

Estas palabras, tan comunes en el uso diario de los murcianos, están encontrando en Internet su merecido reconocimiento. Una simple búsqueda en Google de "diccionario murciano" arroja cerca de 700 entradas.

Así, por ejemplo, en el portal javalinuevo.com están recopilando palabras propias de la huerta de Murcia y también expresiones, como a casico hecho, bajar p’abajo, o venir d’enca mi tía.

Teorías de expertos

El investigador José María Vela ha recopilado en una obra de 1.400 páginas 11.000 palabras del habla murciana. No existe lo que podríamos llamar lengua, porque hace falta una gramática completa. Lo que hay son palabras y sintagmas peculiares, que son una variante del castellano.

Vela afirma que ha rastreado documentos escritos de hasta el siglo XIX para hallar palabras propias de la zona comprendida entre Archena y la Vega Baja. Vela, que sostiene que el panocho es una deformación del habla murciana, asegura que hay rastros de esta lengua en Alicante, incluso en el pueblo valenciano de Quesa.

El catedrático de la Facultad de Letras de la UMU Victorino Polo es más escéptico: "No existe lo que podríamos llamar lengua, porque hace falta una gramática completa. Lo que hay son palabras y sintagmas peculiares, que son una variante del castellano".

Algunas palabras

Acho tú: Llamar a alguien.

¿A cuálo?: ¿El qué?

Anca: Hacia o desde: ‘vengo de anca mi tía’ (de casa de mi tía).

Bambo: Zapatilla de deporte.

Bujero: Agujero.

Chirrispituja: Cantidad ínfima de alguna cosa.

Crilla: Patata.

Capullá: Tontería.

Enfollonarse: Emborracharse.

Huevares: Holgazán.

Medio peo: Hombre bajito y poco corpulento.

Patachula: Cojo.

Renegrío: De piel oscura.

Setona: Parsimoniosa.

Que el Estatuto proteja la lengua

El pasado 16 de enero compareció en la Asamblea Regional de Murcia Manuel Zapata Nicolás, presidente de L’Ajuntaera pa la Plática, l’Esturrie y l’Escarculle la Llengua Murciana, dentro de la ronda de visitas de diferentes actores sociales para consensuar el nuevo Estatuto de Autonomía.

Zapata pidió formalmente a la comisión estatutaria la protección del murciano y la creación de entidades que lo fomenten.

L’Ajuntaera proporcionó un estudio lingüístico y otro jurídico a la Asamblea.

  • Consulta aquí (PDF) el diccionario murciano