Alfonso Basterra sedó a Asunta y Rosario Porto la mató, según recoge el sumario del caso

  • Los especialistas creen  que la madre de Asunta fue quien trasladó el cadáver hasta el talud.
  • La instrucción considera probado que en el domicilio del padre de Asunta es donde se produjo la ingesta de tranquilizante Lorazepam.
  • El juez acusa al padre de Asunta de darle la "dosis tóxica" del ansiolítico.
  • Se descarta la participación de una tercera persona.
  • CRONOLOGÍA: El caso Asunta.
La madre de Asunta, Rosario Porto, tras la inspección realizada en la casa de su exmarido en Santiago de Compostela.
La madre de Asunta, Rosario Porto, tras la inspección realizada en la casa de su exmarido en Santiago de Compostela.
Xoan Rey / EFE

Rosario Porto, madre de la niña Asunta que fue hallada sin vida en un camino forestal cercano a la localidad de Teo, pudo haber asfixiado a su hija cuando la pequeña se encontraba en pleno letargo por el efecto del Lorazepam, un principio activo cuya marca comercial más conocida es Orfidal. Así lo aseguran los investigadores del caso en el sumario cuyo secreto se ha levantado este miércoles por el magistrado José Antonio Vázquez Taín.

Este hecho, según fuentes cercanas al caso, figura en el sumario que el juez instructor José Antonio Vázquez Taín entregó este miércoles a las partes personadas, los padres de la víctima, encarcelados y acusados de un delito de asesinato que ellos niegan, y la asociación Clara Campoamor, que vela por los derechos de las mujeres y de la infancia.

Los especialistas creen además que la madre de Asunta fue quien trasladó el cadáver hasta el talud en el que se localizó, muy cerca de la casa familiar en la que se perpetraría el crimen, y que lo habría sacado del coche en el que lo condujo por las axilas, arrastrándolo hasta la cuneta y provocándole rozaduras en los talones.

Entre otros puntos, para el juez Vázquez Taín, la imputación de la madre de Asunta está fundamentada "en base a sus confusas explicaciones sobre el presunto incidente en el que un desconocido intentó matar a la fallecida", tal y como la abogada declaró cuando, sobre las 22.30 horas del 21 de septiembre, fue a denunciar la desaparición de su hija ante la Comisaría de Santiago, aunque no había interpuesto denuncia previa sobre estos hechos.

Los padres, la abogada Rosario Porto y el periodista Alfonso Basterra permanecen en la cárcel coruñesa de Teixeiro en prisión provisional imputados por un delito de asesinato. Según la investigación, la niña comió con ellos en casa de Basterra y, tras el almuerzo, Porto y la niña se dirigieron en coche a la casa de Teo. Aproximadamente a las seis y media de la tarde llegan a la residencia y es allí donde los investigadores de la Guardia Civil estiman que murió Asunta.

"Plan concordado"

La instrucción considera probado que en el domicilio del padre de Asunta es donde se produjo la ingesta de tranquilizante, una elevada dosis para provocar un pasmoso aturdimiento, y también que existe una autoría material y otra intelectual y "perversa". El titular del Juzgado de Instrucción sostiene que Basterra fue quien suministro a la menor la "dosis tóxica de orfidal".

Vázquez Taín sostiene que, en base a los resultados de la autopsia y de análisis de toxicología, a Basterra se le imputa que, "al igual que había efectuado en episodios anteriores", el 21 de septiembre fue él quien suministro a Asunta la dosis de orfidal "para privarla de toda voluntad y defensa y presuntamente facilitar la acción de asfixia, en un plan concordado" desde hacía tres meses con la madre, la abogada Rosario Porto.

Es más, subraya que la propia Rosario Porto aseguró que su exmarido "tenía orfidal en su domicilio", aunque el auto judicial también apunta que "éste desmiente a su esposa". También en base a la declaración de Rosario, se le acusa de haber intoxicado supuestamente a la menor "al menos en una ocasión, con polvos blancos que no ha explicado de qué se trataba", añade sobre el testimonio que, según el auto, aportó la madre de Asunta.

Se descarta la participación de una tercera persona

La investigación abierta tiene pendiente "elementos de instrucción" en relación a la desaparición del ordenador y un teléfono móvil del padre de la menor, Alfonso Basterra, imputado, junto a la madre de la niña, Rosario Porto, por el asesinato de su hija adoptiva. En el auto, José Antonio Vázquez Taín señala que "todavía queda una serie de elementos de instrucción".

En concreto, se señala la "desaparición del ordenador de Alfonso Basterra o de su segundo terminal móvil que, por razones que se escapan a esta instrucción, ha ocultado", recoge el auto. Asimismo, se descarta la participación de una tercera persona, ya que las comprobaciones de los investigadores concluyen que otros tres hombres investigados en el marco de esta causa "son totalmente ajenos a los hechos".

Se refiere en concreto, a "tres investigados como posibles colaboradores", un empresario con el que colaboraba Rosario Porto, un exsindicalista de nacionalidad marroquí que ha sido condenado por explotación de inmigrantes por la Audiencia Provincial de A Coruña y un tercer individuo.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento