NSA
Sede de la Agencia Nacional de Seguridad (NSA) en Fort Meade, Maryland, Estasdos Unidos. GTRES

Estados Unidos desclasificó documentos sobre el programa de espionaje de la Agencia de Seguridad Nacional (NSA) que revelan quejas sobre cómo esa oficina se excedió en su límite legal para recopilar información.

Siguen la orden del presidente Barack Obama de desclasificar toda la información

Entre los documentos divulgados por la Oficina del Director Nacional de Inteligencia figura la opinión de un juez del tribunal que autoriza de manera secreta la recopilación de datos telefónicos que critica a la NSA por su "pobre historial en el cumplimiento de la normas". "La NSA por lo general no ha tenido en cuenta normas especiales para evitar distribuir información de estadounidenses fuera de su control", indica ese documento, de 117 páginas.

Asimismo, el juez del tribunal FISA, que autoriza acciones de espionaje de la NSA, rechaza que el Gobierno no haya dado explicaciones claras de las razones de esas violaciones de los mecanismos legales, y lamenta que pueda deberse a "una extendida ignorancia de las reglas".

La mayoría altamente técnicos

Los documentos, que incluyen informes del Fiscal General al Congreso, memorandos, presentaciones y entrenamientos de analistas, fueron hechos públicos por la demanda interpuesta por la Electronic Frontier Foundation y la Unión de Libertades Civiles de Estados Unidos (ACLU). Este tercer grupo de documentos, la mayoría altamente técnicos, se conoce después de revelaciones similares en agosto y septiembre. En total la Oficina del Director Nacional de Inteligencia eleva el número de archivos desclasificados a 2.000.

Tiene en cuenta la protección de actividades de inteligencia sensibles y la seguridad nacional

En un comunicado, el director nacional de Inteligencia, James Clapper, dice que las publicaciones siguen la orden del presidente de EE UU, Barack Obama, de desclasificar toda la información posible sobre los programas de registros telefónicos y de comunicaciones de internet de la NSA "teniendo en cuenta la necesidad de proteger actividades de inteligencia sensibles y la seguridad nacional".

Estos dos programas, amparados por la Ley Patriótica de 2001 y ampliados durante el mandato de Obama, fueron filtrados por el ex analista externo de la NSA Edward Snowden el pasado verano lo que generó un escándalo político nacional e internacional por la magnitud de su alcance y volumen, dado que implicó a varios Gobiernos aliados y líderes internacionales.