pixel blanco
|

La entrega se escenificó en un frontón del viejo Bilbao. Dieciocho de los miembros de Jarrai, Segi y Haika, arropados por la plana mayor de la ilegalizada Batasuna acudieron con mochilas cargadas de ropa y se encerraron en el frontón entre aclamaciones y vítores de los asistentes.

Otegi, Permach y Goirizelaia (todos de Batasuna) negociaron con la Ertzantza la entrega, que se produjo de uno en uno.

Los dieciocho jóvenes han sido trasladados a la cárcel de Basauri (Vizcaya), según confirmó el departamento vasco de Interior.

Estos dieciocho jóvenes, más otro que aún no ha sido detenido, estaban huidos de la Justicia y buscados por la Policía desde que el 19 de enero el Tribunal Supremo declarase terroristas a estas organizaciones.

Ingreso en prisión

Tras el operativo policial que permitió la entrega de los condenados, la Ertzaintza informó a la Audiencia Nacional -órgano que dictó las órdenes de arresto sobre los 23 jóvenes condenados por el TS-, quien ordenó su ingreso en prisión.

Los detenidos hoy fueron trasladados a la prisión de Basauri, en Vizcaya
Los detenidos fueron trasladados a la prisión de Basauri, en Vizcaya, después de permanecer en dependencias policiales durante la tarde.

Con la detención e ingreso en prisión de estos jóvenes, ya son veintidós los condenados por el alto tribunal que han sido arrestados.

En este momento, Gorka Betolaza Villagrasa es el único condenado que permanece en busca y captura, según confirmó el departamento vasco de Interior.

En busca y captura

Los detenidos, que estaban en busca y captura para su detención, aparecieron esta mañana en Bilbao en un acto que se celebraba en el Frontón de la Esperanza, donde también se concentraron alrededor de 200 jóvenes, así como el dirigente de Batasuna, Joseba Permach, Arnaldo Otegi y y Jone Goiricelaya.

Los prófugos, una vez encerrados, convocaron un día de lucha de la juventud vasca para el próximo 10 de febrero, y afirmaron que saldrían del frontón por su propio pie, sino que tendrían que ser sacados por los agentes, aunque aseguraban que sólo presentarían resistencia pasiva.

Y así fue: en poco menos de una hora efectivos de la Ertzaintza identificaba y arrestaba a los 19 prófugos de uno en uno, en un proceso compñicado porque los prófugos se confundían con el resto de jóvenes.

Se trataba de un acto de protesta por la decisión judicial anunciada el pasado 19 de enero, que les condenaba a prisión por pertenecer a Jarrai-Haika-Segi, considerados grupos terroristas por una sentencia del Tribunal Supremo.

En el Frontón, donde también se encontraba el dirigente de Batasuna, Joseba Permach, se desplegó una pancarta en la que se podía leer "Dale una oportunidad a la independencia. Juventud vasca adelante".