Un equipo de médicos chinos reconstruyó el pene de un hombre de 35 años al que un perro le había arrancado a mordiscos el aparato genital cuando era niño, informó hoy la agencia estatal Xinhua.

En la complicada reconstrucción, los cirujanos utilizaron tejidos y músculos del pecho y huesos de la cadera, hasta formar un pene de 14 centímetros.

Los daños psicológicos han sido terribles
"Ahora puede tener una vida sexual y sensaciones placenteras, aunque no tan intensamente como otras personas debido a que todavía no tiene testículos", explicó el cirujano jefe, Zhang Jiming, del hospital Sun Yat-sen de Cantón (sur).

Durante todos estos años, el afectado, apellidado Zhen y empleado de un planta de maquinaria, sufría daños psicológicos y fisiológicas, ya que además de no disfrutar de las relaciones sexuales tenía problemas en el aparato urológico, una voz estridente y falta de cabello.