El sindicato CSICA ha valorado "muy positivamente" la sentencia de la Audiencia Nacional que anula el expediente de regulación temporal de empleo (ERTE) de Liberbank tras el acuerdo al que llegó el banco con CCOO y UGT el pasado mes de junio.

La resolución judicial, que se basa en la vulneración de la libertad de una serie de sindicatos que no participaron en la firma del acuerdo (en concreto, CSI Corriente Sindical de Izquierdas, STXC-CIC Sindicato de trabajadores de Crédito, Confederación Sindicatos Independientes de Cajas de Ahorros, Csif y Apecasyc, que son los que presentaron la demanda contra Liberbank, Banco de Castilla-La Mancha, CC.OO. y UGT) obliga a reponer a los trabajadores las condiciones anteriores a la aplicación de las medidas tomadas con este acuerdo y que son más duras para los empleados.

A juicio de CSICA, los hechos probados y los fundamentos de derecho de la sentencia son "tan demoledores" que deben hacer "recapacitar" a la dirección sobre "el modo y maneras con que están transitando las relaciones laborales en la entidad desde hace tiempo".

Algo que, según este sindicato, se ratifica a través de la sentencia, en la que se declara probado que "la empresa no ha negociado de buena fe al no haber facilitado la información económica de 2013 estando obligada a ello".

Asimismo, el sindicato destaca que el fallo señala que se ha vulnerado el derecho a la negociación colectiva de los sindicatos demandantes y que los criterios tenidos en cuenta para aplicar las medidas han sido "genéricos y poco desarrollados".

CSICA considera que esta sentencia es "demoledora" y supone un "severo correctivo y una llamada de atención", tanto para la dirección de la entidad como para los "sindicatos de clase". Cree también que "afectará directamente a la imagen de Liberbank".

"pésimo clima laboral"

Con todo ello, el sindicato confía en que esta sentencia sirva para que "los directivos hagan una reflexión sobre el pésimo clima laboral que se respira" en Liberbank, "los daños que se han causado a los trabajadores" y "se tomen medidas.

En este sentido, CISCA solicita que "se acabe" con estas "malas prácticas", que, según dice, "lo único que están generando es un profundo malestar entre los trabajadores y un clima de desconfianza de cara a los clientes de la entidad".

Consulta aquí más noticias de Cantabria.