El portavoz de IU-CA en el Ayuntamiento de Sevilla, Antonio Rodrigo Torrijos, ha defendido este lunes, en declaraciones a Europa Press, su "plena inocencia" y su confianza "en la acción de la Justicia" tras haber prestado declaración como imputado ante el Juzgado de Instrucción número 16 en el marco de las diligencias incoadas por la gestión de la extinta Fundación para la Formación, Innovación y Cooperación, conocida como la 'Fundación DeSevilla'. "Estoy satisfecho de mi declaración y tranquilo y confiado en que a la finalización del procedimiento, quedará claro que mi actuación no vulneró la legalidad", ha defendido.

Rodrigo Torrijos ha explicado que como otrora concejal de Relaciones Institucionales del Ayuntamiento hispalense y patrono de esta fundación ya en proceso de extinción, ha prestado declaración como imputado ante el Juzgado de Instrucción número 16. "He respondido a todas las preguntas del juez, de la Fiscalía y de la defensa y no he respondido a las preguntas de la representación del PP acogiéndome a mi derecho a no hacerlo", ha manifestado el concejal de IU-CA, quien asegura haber "aclarado todas las cuestiones planteadas", subrayando que el juez y la Fiscalía no le han interrogado sobre cualquier posible "uso de los fondos públicos para fines personales o partidistas", extremo que de todas formas ha negado tajantemente a la hora de hablar con este medio de comunicación.

"Estoy satisfecho de mi declaración y tranquilo y confiado en que a la finalización del procedimiento, quedará claro que mi actuación no vulneró la legalidad y que mi gestión como concejal de Relaciones Institucionales y patrono de la fundación ha sido ajustada a derecho", ha dicho Rodrigo Torrijos defendiendo su "plena inocencia" y su confianza "en la acción de la Justicia".

Fue en noviembre de 2012, como se recordará, cuando el patronato de esta fundación en proceso de extinción elevaba a los juzgados de Instrucción una denuncia por presuntos delitos societarios, de apropiación indebida, malversación de caudales públicos, falsedad en documento público, fraude en subvenciones, delitos contra la hacienda pública e infidelidad en la custodia de documentos. Los hechos denunciados se encuadran en la gestión de la fundación durante el mandato 2007/2011, cuando IU-CA dirigía esta institución.

IRREGULARIDADES

La denuncia avisaba del "crecimiento desmesurado" de contrataciones en favor de miembros del Partido Comunista de Andalucía (PCA), alertando de que los gestores de la fundación destinaban las subvenciones a "otros fines de los propiamente subvencionados" y "sin justificación". Media además un informe de la Intervención General que señala que "la gestión de los programas subvencionados ha dado lugar a gastos que no pueden ser objeto de las subvenciones", insistiendo en una "desviación sustancial de los fines de las subvenciones concedidas". Avisaba además la denuncia de posibles "pagos duplicados", la ausencia de "procesos públicos de contratación", el posible "borrado intencionado" de datos y la "velocidad" con la que el ERE fue negociado, formalizado y validado por las autoridades laborales sin cuestionar su auténtica "causa".

La 'Fundación DeSevilla', de cualquier modo, cerró el año 2010 con pérdidas superiores a los 1,5 millones de euros y sobre ella pesaba ya entonces un "fondo de maniobra negativo" por valor de 1.133.914,2 euros, todo ello mientras la consultora 'Deloitte', contratada para auditar las cuentas de la entidad, señalaba en un informe "distintas irregularidades en la justificación de gastos".

Hasta el momento, ante el Juzgado de Instrucción número 16 habían prestado declaración como imputados Miguel López Adán (IU-CA), ex director general de este organismo, y Carlos Vázquez (IU-CA), delegado municipal de Economía y Empleo en el mandato anterior y otrora presidente de la comisión ejecutiva de la fundación. Merced a estas comparecencias y el avance de la investigación, la Fiscalía había solicitado que también figurase y declarase como imputado Antonio Rodrigo Torrijos.

Consulta aquí más noticias de Sevilla.