El PSOE de Guadalajara ha afirmado que la Sala de lo Social del Tribunal Superior de Justicia (TSJ) de Castilla-La Mancha ha condenado a la Diputación de Guadalajara a pagar indemnizaciones por despido improcedente que suman unos 550.000 euros.

La portavoz del Grupo Socialista, María Antonia Pérez León ha afirmado que esta cifra "es la suma de las cantidades que tendrán que recibir una veintena de integrantes de la Banda de Música, que fueron despedidos por la presidenta de la Diputación, Ana Guarinos, en abril del año pasado".

"Este es por ahora el último episodio de una sucesión lamentable de hechos relacionados con la Banda de Música. Hechos lamentables y caros, porque nuevamente se va a despilfarrar el dinero público por la cabezonería, la soberbia y la incapacidad de Guarinos en la gestión de una entidad con más de 50 años de historia", ha señalado Pérez León.

Los juzgados, según afirman los socialistas en un comunicado, "ya reconocieron en primera instancia la improcedencia de estos despidos, pero la Diputación solo ofreció entonces a los afectados la posibilidad de reincorporarse, y hacerlo, además, de una manera que consideraban irregular, negándoles la alternativa de recibir una indemnización, como debe ocurrir en estos casos".

Por eso, según el PSOE, decidieron recurrir ante el TSJ, "que acaba de darles la razón, condenando a la Diputación a indemnizarles con cantidades que oscilan entre los 20.000 y los 30.000 euros". La única posibilidad de recurso que cabe ahora es ante el Tribunal Supremo, aunque en cinco de los casos sentenciados por el TSJ ni siquiera existe ya esa opción, han afirmado.

Gasto en una banda que no existe

Mientras tanto, dicen los socialistas guadalajareños, "alrededor de otra veintena de músicos que aceptaron la reincorporación están ensayando desde hace meses, pero no tienen opción de actuar porque los instrumentos disponibles son insuficientes".

"El resultado es que Guarinos está gastando el dinero público por un lado en una banda de música que no puede tocar, y por otro en indemnizaciones para los músicos que ha echado a la calle con despidos improcedentes. Si fuera dinero de su bolsillo, quizá no hubiera actuado con tanta soberbia", ha señalado la portavoz socialista.

Aunque el caso de la Banda de Música está siendo "el más costoso", Pérez León ha recordado que, "se mire adonde se mire en la Diputación, hay condenas por despidos improcedentes decretados por Guarinos". En este sentido, ha recordado que solo durante este verano tuvo de indemnizar por la misma causa con cerca de 250.000 euros a agentes de desarrollo local y trabajadores del Centro Local de Innovación y Promoción Económica (CLIPE).

"En solo dos años, Guarinos ha acumulado más de 70 despidos declarados nulos o improcedentes, "con un derroche de dinero público que seguramente supera el millón y medio de euros en total, entre indemnizaciones, salarios de tramitación y abogados", ha afirmado Pérez León.

Incluso ha sido condenada por un despido en el que el juez apreció "sectarismo por motivos políticos y trato vejatorio y discriminatorio", ha manifestado, al tiempo que ha añadido que "en este caso, el trabajador tuvo que ser readmitido y, además de abonarle los salarios de todo el tiempo que estuvo despedido, la Diputación fue condenada a pagar una indemnización por acoso moral".

La portavoz socialista ha recalcado que detrás de estas condenas solo está la actitud "prepotente y sectaria de la presidenta", puesto que la gran mayoría de los trabajadores despedidos han sido sustituidos después por otros.

"Se gastaron 80.000 euros en despedir al anterior gerente del Consorcio de Residuos para contratar a otro; han desmantelado el CLIPE para crear otro servicio prácticamente igual, y despidieron a monitores deportivos para pagar a una empresa por hacerse cargo de esas actividades. No estamos hablando de ahorro en ningún caso, sino de gastos estériles que solo responden a ajustes de cuentas personales de la presidenta que están siendo pagados con dinero público", ha concluido.