Los trabajadores del Instituto Tecnológico de Canarias han presentado este lunes un preaviso de huelga ante la Dirección General de Trabajo en respuesta a la decisión de la presidenta del ITC, Francisca Luengo, de presentar un ERE extintivo que implica "la disolución de la corporación, la segregación, despidos y la posible subrogación de trabajadores, así como la desaparición del II Convenio Colectivo", según un comunicado de CCOO.

El preaviso de huelga se presenta una vez que el Comité Intercentros, reunido de urgencia este lunes, rechazó la propuesta de la presidencia del ITC, entre otros motivos, por entender que la segregación y supuesta subrogación del personal en los términos en que se plantea "carece de cobertura legal". La huelga, que comienza a las 00.00 horas del 29 de noviembre, tendrá carácter indefinido.

Los representantes de los trabajadores entienden que, con esta propuesta, la también consejera de Empleo pretender ejercer una forma de "canibalismo laboral", motivando la división de los trabajadores y el "sálvese quien pueda".

Los trabajadores lamentan que Luengo no haya agotado la vía de la negociación para buscar una solución satisfactoria y se limite a lanzar una propuesta "inaceptable" en sus propios términos por la "indefensión e indeterminación" de la misma, así como "no obedecer a ninguno de los supuestos de traspaso de plantillas regulados en el ordenamiento jurídico".

La federación de Servicios a la Ciudadanía de Comisiones Obreras Canarias (FSC-CCOO) quiere recordar que el ITC es una empresa pública que desarrolla proyectos de I+D+i, una actividad estratégica en el plan de diversificación económica de Canarias. "Por este motivo, no deja de ser hipócrita que sea el mismo Gobierno de Canarias el que se dedica a desmantelar los pocos recursos que tenemos de investigación y desarrollo", critica el sindicato.

En este sentido, aclara que siempre ha defendido la viabilidad del Instituto Tecnológico de Canarias y que ha presentado numerosas propuestas para garantizar su supervivencia.