Protesta de médicos en Sol
Protesta de médicos en la Puerta del Sol. EFE

En 2014 habrá menos trabajadores sanitarios, menos personal educativo, menos personal atendiendo en las ventanillas cara al público y menos administrativos. En definitiva, el año que viene la Administración autonómica madrileña contará con 2.574 funcionarios y empleados públicos menos, según los datos recogidos en los Presupuestos regionales para 2014 y aportados este lunes por el consejero de Economía y Hacienda, Enrique Ossorio, en una comisión en la Asamblea. Esta reducción de personal supone aproximadamente un 1,5% del total de personas que trabajan para la Administración autonómica (unos 170.000 empleados). Con ello, la Comunidad espera ahorrarse 26 millones de euros.

La reducción incluye a personal sanitario, no sanitario y administrativoAunque esta disminución de trabajadores no se notará en todos los sectores por igual. El área más afectada por la reducción será Sanidad, que representa "cerca del 90% de toda esa reducción de efectivos", según fuentes de Hacienda. Así, en 2014 habrá unos 2.300 trabajadores menos en los hospitales, centros de salud y oficinas administrativas relacionadas con la gestión de la sanidad pública. Ni el departamento de Hacienda ni el de Sanidad desglosan esta reducción por categorías, aunque aseguran que se incluyen "tanto personal sanitario como no sanitario o administrativo".

"Esa reducción se debe a todas las medidas que hemos ido tomando durante 2013. De hecho, lo que reflejan los presupuestos es la reducción de plantilla que ya se ha ido realizando durante este año", explica una portavoz de la Consejería de Sanidad. La Comunidad no prevé cubrir en 2014 al personal que se ha ido jubilando, que ha cambiado de trabajo o ha causado baja por cualquier otra razón, lo que implicará que se consolide la reducción de puestos de trabajo que ya se ha experimentado durante el ejercicio actual. En cualquier caso, desde el área de Sanidad remiten a la comparecencia del consejero Javier Fernández-Lasquetty este miércoles en la Asamblea, donde explicará "al detalle" las previsiones presupuestarias de su departamento.

Tras la paralización de la privatización

La Comunidad reconoce que la paralización provisional de la privatización de los hospitales ha sido un contratiempo, lo que les "obliga a incrementar el esfuerzo para lograr el ahorro previsto". Entre esas medidas de ahorro, cita "la centralización de compras" y el desarrollo de "un sistema de gestión recursos humanos acorde con las necesidades asistenciales", sin especificar más detalles.

No habrá despidos, se trata de una no renovación de los trabajadores que causan bajaAunque Sanidad es el área con la mayor sangría laboral, la reducción llega a todos los ámbitos de la Administración. Así, en el cómputo global también se incluyen trabajadores de centros educativos, personal de atención al ciudadano, funcionarios judiciales o personal administrativo que gestiona el día a día del sector público madrileño. La disminución de plantilla "no se debe a que haya despidos, sino que se trata de una no renovación de los trabajadores que causan baja", explican fuentes de Hacienda.

Mientras, el consejero Ossorio culpó de esta sangría a la "normativa básica estatal" en materia de personal público, en referencia a las medidas decretadas por el Gobierno para restringir la contratación de nuevos funcionarios y establecer un tope en la renovación de las plazas vacantes. En el caso de servicios públicos esenciales (como Sanidad o Educación), existe una tasa de reposición del 10%, es decir, solo se puede reponer a uno de cada diez funcionarios que causan baja. "En consecuencia las jubilaciones y las bajas que se producen en la Comunidad de Madrid solo se pueden reponer de manera muy parcial", apuntó Ossorio.

Consulta aquí más noticias de Madrid.