El presidente de la Xunta de Galicia, Alberto Núñez Feijóo, ha asegurado este lunes que su gobierno seguirá sin recurrir al Fondo de Liquidez Autonómcia (FLA) porque está logrando financiación más barata en los mercados y porque no quiere la supervisión que impone. "No veo la necesidad de ser tutelado cuando estoy cumpliendo mis obligaciones", ha dicho.

Así de contundente se ha mostrado el presidente gallego durante el almuerzo informativo del Foro ABC y en respuesta a la apelación que el pasado viernes hacía a todas las comunidades el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, para que se sumen al FLA, con el argumento de que esta financiación es más barata.

Feijóo ha aportado hoy datos en contra de esta afirmación. Según ha dicho, la última emisión de deuda de la Xunta, por 245 millones de euros, se resolvió en 48 horas y con un tipo del 2,5 por ciento, cuando el FLA alcanza casi el 5 por ciento, ha dicho. "El coste financiero per cápita es un 40 por ciento más bajo", ha dicho de su comunidad.

"De momento, no hemos comprobado que (el FLA) sea más barato y hemos cumplido el déficit", ha defendido Feijóo, para quien adherirse a este fondo supone admitir la tutela de pagos por parte del Estado, que supervisa también la política presupuestaria. "No me veo en la necesidad de acudir", ha insistido.

Núñez Feijóo ha defendido el esfuerzo de contención que en 2009 comenzó a hacer su gobierno y que le ha permitido entre otras cosas "blindar" su "libertad" financiera. "El Gobierno gallego es más autónomo que otros gobiernos que quieren convertir su comunidad en nación", ha añadido en referencia a Cataluña.

"El problema de los políticos de Cataluña es que no han orientado adecuadamente sus prioridades. El problema no es quien tiene la bandera más grande, sino quien mantiene los servicios públicos", ha insistido.

Conferencia de presidentes

Además, Núñez Feijóo ha pedido que se convoque la Conferencia de Presidentes para decidir entre todos el futuro de los servicios públicos esenciales que prestan las autonomías y para abordar la reforma del sistema de financiación, asuntos que deben tratarse en común y no en encuentros "bilaterales" ni en reuniones en "reservados".

Núñez Feijóo ha alabado la fórmula de la Conferencia de Presidentes y ha pedido que aborde la que ha calificado como la primera de sus preocupaciones, la futura financiación de los servicios públicos. Ha defendido el blindaje de la sanidad, la educación y los servicios sociales, "señas de identidad de la nación española", pero ha advertido que es necesario reflexionar sobre cómo lograr blindarlas ante el envejecimiento de la población.

"Entre todos, partidos políticos y gobiernos, deberíamos abordar en serio este asunto. No hacerlo es como los herederos que dispendian el legado de sus padres para presentarse ante sus hijos con las manos vacías", ha dicho.

Galicia es solidaria

Feijóo ha sido también preguntado por la posibilidad de cambiar la fórmula de solidaridad entre autonomías, un planteamiento que ha calificado de "trampa" porque se hace en momentos de crisis, cuando el dinero escasea.

Y ha defendido que solidaridad también es que Galicia haya permitido que el AVE haya llegado a otros rincones de España y no a sus provincias, o no haber tenido autovías "finalizadas hasta el siglo XXI". Y también, que el Estado cree herramientas financieras para ayudar a pagar a quien no puede, en referencia al FLA o al plan de pago a proveedores.

Al respecto, ha insistido en que Galicia puede evitar tener que recurrir a estos mecanismos porque su "solvencia" se lo permite y por su interés en mantener "autonomía financiera". "Todos prefieren financiarse sin acudir a terceros, celebro que Galicia haya podido conseguirlo", ha agregado.

Consulta aquí más noticias de A Coruña.