Las negociaciones en la puja por Novagalicia Banco girarán en torno a la posible petición de ayudas públicas por parte de las entidades interesadas, articuladas a través de los conocidos como Esquemas de Protección de Activos (EPA's), según informaron a Europa Press fuentes del sector.

El Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) abre este martes, 19 de noviembre, el proceso de ofertas vinculantes para la subasta de Novagalicia Banco (NCG), después de la ronda de contactos iniciales que ha mantenido con los potenciales compradores. La subasta cuenta con el interés de cuatro bancos y varios fondos internacionales.

Los bancos interesados son Santander, BBVA, CaixaBank y el venezolano Banesco, según las fuentes consultadas, mientras que entre los fondos que apuestan por la entidad gallega se encuentran Guggenheim, WL Ross, J.C. Flowers y Anchorage.

A 24 horas de que comenzase el proceso formal de presentación de ofertas, los distintos agentes políticos y económicos de la comunidad han expresado diferentes diagnósticos sobre la venta.

Diferentes diagnósticos a 24 HORAS

Así, mientras el PPdeG ha defendido que es "un buen momento" para vender NCG y demanda que el proceso "sea transparente", el PSdeG ha preguntado "la razón de las prisas" por vender cuando dará "pérdidas" y reclama al presidente gallego, Alberto Núñez Feijóo, que frene la subasta. El BNG, por su parte, ha pedido un diálogo Galicia-Estado para encontrar una "solución gallega" al banco y se ha abierto a aparcar su preferencia por la banca pública.

Núñez Feijóo, en la sesión de control del pleno de la Cámara autonómica de la semana pasada, insistió en que la Xunta aboga por cualquier opción que suponga el mantenimiento de los centros de decisión en Galicia. "Cuando conozcamos las ofertas nos pronunciaremos", indicó, a continuación, la conselleira de Facenda, Elena Muñoz.

Mientras, el presidente de la patronal gallega, José Manuel Fernández Alvariño, este lunes, ha modulado su discurso al respecto de la venta de Novagalicia al apostar por "la mejor" oferta, aunque esta no implique la permanencia de dichos centros de decisión en la Comunidad gallega, siempre y cuando exista "implantación" en este territorio y voluntad de aportar crédito.

Sin condiciones extras

En un receso de la reunión del Ecofin finalizado el pasado viernes, el ministro de Economía, Luis de Guindos, confiaba en que la subasta de NCG contará con "bastantes" ofertas vinculantes. Guindos descartaba que el FROB hubiera recibido queja alguna por parte de los fondos de inversión extranjeros sobre las exigencias para participar en la subasta.

Fuentes del sector han explicado que el Banco de España no pedirá a estos fondos condiciones extras para acudir a la puja, sino que se limita a tratarles bajo los mismos parámetros que a los bancos. "A los fondos se les pide lo mismo que si fueran un banco, lo único que no lo son y esos requisitos les pueden parecer condiciones extras", han indicado las fuentes.

Venta anticipada

Los banqueros de las principales entidades españolas interesadas han alertado sobre el riesgo de que un fondo de inversión "se lave las manos" si NCG entra en problemas, por lo que han abogado por tratar de asegurar la continuidad de estos inversores.

En la fase incipiente del proceso, Banco Popular decidió retirarse de la puja al considerar que la entidad gallega "no concuerda" con sus intereses.

La subasta de Novagalicia marcará el calendario de la puja de Catalunya Banc, que afronta la vuelta a manos privadas tras dos subastas fallidas. El FROB prefirió anticipar la venta de la entidad gallega tras detectar un mayor interés en el mercado.

Consulta aquí más noticias de A Coruña.