Francisco Rivera y José Antonio Canales Rivera
Los toreros Francisco Rivera y José Antonio Canales Rivera a caballo durante la práctica del acoso y derribo con garrocha.  GTRES

El Juzgado de Instrucción número 1 de Puerto Real (Cádiz) ha condenado al torero José Antonio Canales Rivera al pago de 600 euros por una falta de maltrato animal.

Según ha indicado el Observatorio Justicia y Defensa Animal, el diestro ha reconocido los hechos que se le imputaban en una causa abierta a raíz de una denuncia interpuesta por la ya mencionada asociación de defensa animal ante la Fiscalía de Medio Ambiente de Cádiz.

Ocurrió en febrero cuando en una de las cuadras de un club hípico de la provincia de Cádiz un caballo sufrió diversas lesiones en el hocico. El animal presentaba "sangrantes y profundas" heridas con forma de media luna encima de su nariz.

El animal presentaba "sangrantes y profundas" heridas con forma de media luna encima de su nariz

Serretas vivas

Según esta asociación, algunos testigos presenciales señalaron como causante de las lesiones la utilización de las denominadas "serretas vivas", unos instrumentos de castigo fabricados con pinchos de hierro que se colocan sobre la piel del hocico del caballo.

Añade el Observatorio Justicia y Defensa Animal que, según los expertos, las serretas vivas "oprimen violentamente al animal de modo que al mínimo movimiento contrario a la voluntad del jinete, al caballo se le clavan los punzantes dientes de hierro en su hocico, una zona especialmente sensible ya que cuenta con numerosas terminaciones nerviosas". 

 

Consulta aquí más noticias de Cádiz.