Los precios que reciben los agricultores por los productos de la huerta se han desplomado hasta un 75 por ciento dependiendo del tipo de cultivo, según han asegurado desde la asociación agraria Asaja Málaga, apuntando que mientras se dan "importantes descensos" en los precios de origen, "el consumidor sigue pagando igual".

Esta es una de las principales preocupaciones de los agricultores malagueños que se dedican a cultivar los productos de la huerta. Según el técnico de Asaja Málaga, Benjamín Faulí, "la indignación crece por estas primeras cotizaciones de campaña", que se está desarrollando "con dificultades" por este motivo.

Según los últimos datos recabados, el calabacín y la berenjena "vieron caer su valor en origen en un 44 por ciento y un 40 por ciento, respectivamente, y no han empezado a recuperarse hasta bien entrado el mes de octubre, comparándolo con las mismas fechas del año pasado".

"Parece, no obstante, que estos productos en noviembre están recuperando el tono", han indicado desde el colectivo, en un comunicado, apuntando que "más preocupante aún es el arranque de la campaña de tomate, que ha sufrido caídas de entre un 50 y un 75 por ciento con respecto al año anterior en todas sus variedades".

En este sentido, han apuntado que el caso "más acusado" es del tomate cherry, que ya obtuvo un precio medio un 72 por ciento inferior con respecto a septiembre de 2012 y que "continúa con precios muy bajos". Así, mientras el tomate en Málaga se cotizaba a primeros de noviembre en 2012 alrededor de un euro el kilo, este año se mueve alrededor de los 50 céntimos, "y eso los primeros cortes, con grandes cantidades a precios inferiores".

Desde Asaja Málaga han reiterado que desde hace tiempo, "el tomate español está sometido a una dura competencia, en ocasiones desleal, de otras zonas productoras", lo que provoca, a juicio de Faulí, "que sus cotizaciones no consigan remontar, motivando una más que preocupante falta de rentabilidad".

De hecho, según el Observatorio de Precios y Mercados de la Junta de Andalucía, "una vez más Marruecos ha vuelto a incumplir los precios de referencia para sus exportaciones de tomate a la Unión Europea fijadas en el Acuerdo de Asociación entre la UE y Marruecos", según han indicado desde la asociación agraria.

Otro factor a tener en cuenta es que los cultivos de tomate en Holanda alargan cada vez más su periodo de campaña con las últimas técnicas de calefacción, recordando que el 50 por ciento de los invernaderos holandeses utilizan sistemas de cogeneración y generan electricidad que incluso venden.

Desde Asaja Málaga han incidido en que a esta situación hay que sumar otra factor, como es que "al agricultor malagueño, con la subida del precio de la electricidad, el agua, los fertilizantes y las semillas, le cuesta este año producir un 14 por ciento más".

En Málaga, la superficie de cultivos hortícolas ronda las 10.000 hectáreas, en las que se producen unas 240.000 toneladas de productos con una facturación que, el año pasado, alcanzó los 175 millones de euros. En concreto, el tomate es la principal hortaliza que se cultiva en Málaga, representando el 23 por ciento de la facturación hortícola.

Consulta aquí más noticias de Málaga.