La Unión Europea y Marruecos han rubricado este lunes el nuevo acuerdo de pesca que permitirá a la flota comunitaria regresar a los caladeros que gestiona Rabat y que le fueron cerrados hace casi dos años, si bien el pacto necesita aún el visto bueno del Parlamento Europeo, que se pronunciará el próximo diciembre, para ser efectivo.

La firma se ha celebrado en la capital europea con la "discreción" que ha pedido Marruecos para el convenio mientras no cuente con el aval de la Eurocámara, que puede aprobarlo o rechazarlo pero no modificarlo, según han explicado a Europa Press fuentes diplomáticas.

Los eurodiputados ya tumbaron un primer acuerdo en diciembre de 2011 y exigieron su renegociación, al considerar que el régimen pesquero no respetaba los derechos fundamentales de la población saharaui, que no resultaba rentable para las arcas comunitarias y que, además, no garantizaba una gestión sostenible de la pesca.

Las condiciones revisadas establecen un protocolo de cuatro años e incrementa las posibilidades de pesca de la flota comunitaria en un 33 %, a cambio de una contrapartida de 40 millones de euros anuales y de una cláusula que permite la suspensión del pacto en caso de vulneración de Derechos Humanos.

Esta cifra supera los 36 millones que pagaba la Unión Europea por el acuerdo anterior, pero su impacto en las arcas comunitarias será menor porque la subida la asumirán los armadores europeos interesados en la zona.

Los gobiernos europeos avalaron formalmente el contenido del acuerdo el pasado viernes, en el marco de una reunión de ministros de Economía de la UE, con los únicos votos en contra de Suecia y Dinamarca, según las fuentes consultadas. España ha sido el principal valedor de la renovación del acuerdo por ser su flota la principal interesada en los caladeros que gestiona Rabat.

Consulta aquí más noticias de Sevilla.