Uno de los acusados de matar un pastor en una finca de Cinco Casas (Ciudad Real) en la noche del 2 al 3 de diciembre de 2011, P.D.V., ha exculpado a los otros procesados por ser considerados también autores del crimen.

En la primera jornada del juicio, celebrada en la Sección Primera de la Audiencia de Ciudad Real, los otros nueve miembros de la banda, todos familiares de los principales acusados, han aceptado dos años de cárcel por un delito de asociación ilícita y por otro de receptación, y han abandonado la sala.

El fiscal pide para los tres principales acusados, de nacionalidad rumana, como el resto del grupo, 22 años de prisión, por los delitos de homicidio, robo con violencia y asociación ilícita.

P.D.V., en su declaración, ha cambiado su versión de los hechos con respecto a lo que había manifestado en su día en el Juzgado de Alcázar de San Juan y ha exculpado a los otros dos hombres. En aquél momento implicó a V.D. y D.M., y, este lunes ha manifestado que fue a la finca a robar con otras dos personas que no han sido identificadas y que no están presentes en el juicio.

P.D.V. ha reconocido que los tres fueron a robar a la finca, que no tenían previsto entrar en la casa y que, cuando lo hicieron, salió de una habitación un hombre semidesnudo con un palo en la mano y que le agredió con una piedra, aunque su intención no era matarle.

En la casa había otro pastor que también fue agredido y que necesitó de 90 días de cuidados médicos, la mitad de los cuales estuvo impedido para desarrollar sus labores habituales.

Por su parte, los otros dos encausados, V.D. y D.M. han negado que participaran en los hechos y, el segundo de ellos ha asegurado que no se movió de Madrid la noche del crimen y que si su teléfono fue localizado a través de varios repetidores en la A-IV fue porque se lo había prestado a P.D.V..

V.D. ha negado que intentara sobornar a P.D.V. con 15.000 euros para que cambiara su versión de lo ocurrido y ha reconocido sus malas relaciones, también en la cárcel, donde cumplen prisión preventiva.

Por su lado, tres de los acusados que han aceptado dos años de prisión se han negado a declarar como testigos dada su relación de parentesco con los tres principales acusados.

El juicio está previsto que continúe este martes con la declaración de las fuerzas del orden que investigaron el caso y el miércoles declarará el otro pastor que resultó herido.