Unas 60.000 personas están en la actualidad en riesgo de pobreza en Navarra, según ha dado a conocer el consejero de Políticas Sociales del Gobierno foral, Íñigo Alli, que ha presentado este lunes el diagnóstico sobre la situación de la inclusión social en la Comunidad foral, "el punto de partida" para la elaboración de una estrategia que guíe hasta 2016 la acción de la administración en este ámbito.

El consejero ha comparecido este lunes en rueda de prensa junto al presidente del Banco de Alimentos de Navarra, Carlos Almagro, y el presidente de Cruz Roja Navarra, Joaquín Mencos, para presentar el citado diagnóstico, que ha sido realizado por el grupo de trabajo por la inclusión social integrado por representantes del Gobierno foral, de la Federación Navarra de Municipios y Concejos, de los servicios sociales de base y de agentes sociales y económicos.

En concreto, forman parte de este grupo representantes del Servicio Navarro de Empleo, de la FNMC, de los Servicios Sociales de Base, del Banco de Alimentos, de Cáritas, de Cruz Roja, de la Fundación Gaztelan, de la Red navarra de lucha contra la pobreza, la CEN, UGT y CCOO. Además, ha explicado Alli, a la reunión que han mantenido este mismo lunes se ha invitado a todos los grupos parlamentarios, aunque "sólo" han respondido a la invitación PSN y Geroa Bai, que han acudido a la cita, y el PPN, que no ha podido asistir.

El consejero Alli ha explicado que, según los datos recogidos en el diagnóstico, Navarra es la comunidad española donde "más baja" la diferencia entre ricos y pobres. Además, ha resaltado, la Comunidad foral también presenta los mejores indicadores del Estado en cuanto a la tasa de paro de larga duración y la población bajo el umbral de la pobreza.

Asimismo, ha concretado el consejero de Políticas Sociales, el diagnóstico pone de manifiesto que la Comunidad foral también obtiene los mejores indicadores en lo concerniente al abandono temprano de los estudios o la probabilidad de sobrevivir hasta los 60 años.

Por todo esto, Íñigo Alli ha remarcado que "Navarra está en la mayoría de los indicadores en las menores tasas de umbral de la pobreza", unos datos que demuestran que la Comunidad foral cuenta "con un buen sistema de protección social", si bien

"lo tenemos que hacer más eficiente y más prioritario".

En este sentido, el consejero ha subrayado que tras analizar la realidad e identificar los problemas sociales, el siguiente paso será ahora revisar los recursos existentes, estudiar cómo se deben aplicar con la coordinación de todos los agentes implicados y crear un sistema de seguimiento y evaluación permanente.

De este modo, el diagnóstico elaborado por el grupo de trabajo por la inclusión social servirá "de punto de partida" y de "base" para la elaboración de una estrategia que guíe hasta 2016 la acción de la Administración de la Comunidad foral en este ámbito.

Tanto el presidente del Banco de Alimentos de Navarra, Carlos Almagro, como el presidente de Cruz Roja Navarra, Joaquín Mencos, han valorado positivamente la elaboración de este diagnóstico y el "buen trabajo" realizado por el grupo de trabajo y han esperado que el documento "permita que en el plazo más breve posible tengamos una estrategia de inclusión social".

Tres ejes de actuación

El diagnóstico elaborado constata el aumento del número de personas que no son capaces de cubrir por sí mismas sus necesidades básicas debido a la actual situación de crisis. Frente a esta realidad, el documento propone un escenario en el que todas las personas puedan cubrir sus necesidades básicas y plantea tres ejes de actuación.

El primero de ellos es mejorar la capacitación de las personas para que consigan satisfaces sus necesidades primarias; el segundo de los ejes hace referencia a la coordinación entre las diferentes administraciones y entidades sociales que trabajan en el ámbito de la inclusión y social y el tercero a la creación de un sistema de seguimiento y evaluación que supervise el cumplimiento de los objetivos.

El documento de diagnóstico presentado este lunes por el consejero Alli también analiza las fortalezas y las oportunidades que presenta el sistema de protección social existente en la Comunidad foral. Entre las fortalezas, destacan la red descentralizada de servicios sociales con la que cuenta Navarra, así como la capacidad de trabajo y de los profesionales y agentes sociales de la comunidad.

Además, el diagnóstico contempla la situación de crisis como una oportunidad para revisar la finalidad y los objetivos de los recursos sociales existentes y destaca la posibilidad de reordenar todo el sistema de protección social establecido para la lucha contra la pobreza con base en criterios de prioridad social concertados y compartidos por todos los agentes implicados.

Debilidades y amenazas

En cuanto a las debilidades del sistema de protección social, el diagnóstico menciona el "exceso de burocratización que ralentiza algunas iniciativas, la inestabilidad de los recursos económicos y la falta de coordinación y duplicidades de las intervenciones en los diferentes niveles del sistema".

Entre las amenazas, el documento señala "el desbordamiento progresivo y generalizado de los sistemas de protección social debido a la profundidad, gravedad y duración de la crisis" y "el desbordamiento a las redes informales de solidaridad, compuestas fundamentalmente por los familiares y las amistades".

Consulta aquí más noticias de Navarra.