Los patronos de Sa Fundació Jaume III de Mallorca han presentado la entidad, que nace con el objetivo de "detener la degradación del mallorquín" frente al estándar catalán y que pretende, según han precisado, tener listo en el plazo de un año un libro de estilo de mallorquín que dé preferencia a las formas insulares.

El vicepresidente y portavoz, Joan Font, ha reconocido durante el acto de presentación, que el mallorquín parte del "mismo tronco lingüístico" que el catalán pero ha incidido en que "no" están "de acuerdo con la unificación". "Queremos ser tratados como iguales, no como hermanos pequeños", ha añadido.

Font ha detallado que presentarán un informe para contribuir a la adaptación de los libros de texto a las modalidades insulares, presentarán mociones de defensa en ayuntamientos, consells insulares y en el Parlament y, entre otros objetivos, proporcionarán asesoramiento lingüístico al tejido empresarial y asociativo.

En dicha presentación, a la que han acudido unas 60 personas, el presidente de la Fundació, Josep Zaforteza, ha explicado que buscan que tanto el mallorquín, el menorquín, el ibicenco y el formenterense recuperen el prestigio de "forma efectiva y no retórica" y sean "dignificadas tanto oralmente como por escrito".