El Seprona de la Guardia Civil ha denunciado en comarca La Demanda a un ganadero de 63 años por transportar ganado vivo para su sacrificio en un matadero incumpliendo la normativa que regula la sanidad animal.

Según informaron a Europa Press fuentes del Instituto Armado, días atrás, en uno de los controles establecidos por el Seprona de la Comandancia de Burgos dedicado a la inspección de transportes de animales vivos por carretera cuyo destino final es el consumo humano, una patrulla dio el alto a una furgoneta.

El conductor de ésta, al percatarse de la presencia policial, hizo caso omiso a las indicaciones realizando un cambio brusco de sentido aunque fue interceptado siete kilómetros más adelante, "llegando a circular con riesgo y a alta velocidad por una travesía".

Un primer registro al interior de la furgoneta isotermo, que no reunía las condiciones para el traslado de animales vivos, permitió descubrir una oveja adulta y seis corderas, todas vivas, con las cuatro patas atadas, práctica prohibida durante el transporte.

Si bien los animales se encontraban perfectamente identificados y bajo guías legales de transporte, carecían del resto de autorizaciones y permisos; de este modo, fueron transportados en vehículo no autorizado, bajo prácticas prohibidas que no evitan el sufrimiento del animal o con deficiencias en su manipulación, higiene y autorizaciones, siendo su destino el matadero.

De este modo, nueve infracciones en materia de Sanidad Animal han sido puestas en conocimiento del Servicio de Agricultura y Ganadería de la Junta de Castilla y León en Burgos y otras tres, en materia de Seguridad Vial, dirigidas a la Jefatura Provincial de Tráfico.

Consulta aquí más noticias de Burgos.