BioCultura 2013
El sector biológico se hace un hueco en el mercado con productos "sostenibles e innovadores". BIOCULTURA

Los ecoemprendedores, esos nuevos empresarios que están apostado por el sector biológico con productos "sostenibles e innovadores" como el vino de naranja o las esponjas artesanales de lana, han sido los protagonistas en la 29ª edición de la feria ecológica y de consumo responsable, BioCultura, que se ha celebrado estos días en Madrid.

En los cuatro días que ha durado el certamen, alrededor de 70.000 visitantes se acercaron hasta Ifema para conocer de primera mano las novedades del mundo bio que cerca de 800 marcas expusieron de los sectores de alimentación, salud, cosmética, higiene, ropa y calzado o bioconstrucción.

El sector biológico continúa mostrando su crecimiento y su alto valor de adaptación "Mientras muchos sectores económicos agonizan, el sector biológico continúa mostrando su crecimiento y su alto valor de adaptación, además de su enorme dinamismo", subrayó en el momento de la clausura Ángeles Parra, directora de BioCultura, al calificar el crecimiento experimentado por la feria en las últimas ediciones.

Y es que en todas las citas las personas preocupadas por el consumo responsable descubren productos nuevos como alimentos elaborados con nuevas alternativas a las harinas de trigo convencionales como pizzas de harina de garbanzos y de pepitas de uva o  pasta seca elaborada con harina de lentejas verdes y rojas.

Y en el apartado de los alimentos más frescos, se han mostrado novedades como mejillones, lubina y dorada ecológicos provenientes de piscifactorías del Mediterráneo.

La leche de yegua ha hecho su aparición ahora también en la cocina. Se trata de una leche de animal, lo más parecida a la materna humana, que representa un alimento natural con propiedades, tanto nutricionales como cosméticas.

Sin apartarse del área de la alimentación, hay productos que, no siendo tan novedosos, están acaparando mucho el interés del público, como es el caso de la cerveza ecológica, los helados ecológicos, el chocolate con azafrán ecológico o las algas para ensalada de producción ecológica.

'Show cooking' orgánicos

En BioCultura los expositores ofrecían degustaciones para animar al visitante a consumir. Igualmente se llevaron a cabo los conocidos Show cooking orgánicos, donde ecococineros y nutricionistas elaboran diferentes platos en exclusiva con productos ecológicos, explicando paso a paso cada receta, y con la presencia del productor que podía detallar el proceso de producción de cada materia prima.

A pesar de que la alimentación ecológica representa algo más de la mitad de la oferta de BioCultura, la cosmética o la higiene con ingredientes certificados vienen también reclamando un mayor protagonismo en la feria.

En el apartado de bioconstrucción se mostraron casas de consumo casi nulo que mantienen el confort interior sin calefacción Entre los más nuevos están las esponjas artesanales hechas con materiales orgánicos, como lana, algodón o seda; productos cosméticos elaborados con savia de abedul, o con aceite ozonizado virgen extra ecológico, muy indicada para las pieles más delicadas y personas con problemas dermatológicos.

El textil orgánico es otro de los sectores que también tienen su espacio, junto con los  ecomateriales, muebles y decoración, energías renovables, terapias o turismo rural, que igualmente interesaron a muchos visitantes.

En el apartado de bioconstrucción, se mostraron casas fabricadas en madera, de consumo casi nulo que mantienen el confort interior sin necesidad de calefacción ni aire acondicionado, con un gasto de energía equivalente al de una bombilla de 65 vatios.

Otro de los productos más exitosos de la feria fue una botella de vidrio con propiedades beneficiosa para la salud gracias a una tecnología que aprovecha la característica del sílice.