El acusado de lanzar un botellazo durante el chupinazo de Sanfermines de 2010 que dejó herido muy grave a un joven madrileño ha negado este lunes, en la primera jornada del juicio, que cometiera los hechos.

A preguntas del fiscal, el procesado, K.S., ha negado que cogiera una botella de champán del suelo y la lanzara. "En ningún momento", ha sostenido.

Además, ha señalado que cuando llegó a la plaza del Ayuntamiento los agentes ya se estaban retirando y que no llegó a entrar del todo en la plaza. Según ha sostenido, él se mantuvo "al margen" de los forcejeos entre policía y distintas personas.

Este lunes, a las 10.30 horas, ha comenzado en la Sección Tercera de la Audiencia de Navarra el juicio por los altercados producidos minutos antes del chupinazo de los Sanfermines de 2010. Según relata el Ministerio Fiscal, una botella de champán arrojada por uno de los acusados impactó en la cabeza de un joven que participaba en la fiesta en la calle Calceteros.

Por estos hechos, el fiscal solicita 3 años de prisión por un delito de lesiones para uno de los trece procesados. Asimismo, tanto para este procesado como para los otros doce, el Ministerio Público reclama 15 meses de prisión por un delito de atentado a agente de la autoridad y un año de prisión por un delito de desórdenes públicos.

La defensa por su parte pide la libre absolución, mientras que la acusación particular solicita para uno de los trece procesados, la pena de 6 años de prisión por un delito de lesiones y una indemnización de 340.010,17 euros. También, para cada uno de los acusados, la pena de 5 años de prisión por un delito de desórdenes públicos, 6 años de prisión por el delito de atentado contra la autoridad y 6 meses de multa por falta de lesiones.

Consulta aquí más noticias de Navarra.