Amnistía Internacional (AI) denunció este domingo abusos y explotación contra trabajadores de la construcción en el contexto de los preparativos de la Copa del Mundo de fútbol de 2022 en Catar.

En una rueda de prensa en Doha, representantes de la organización han dado cuenta de las conclusiones de un informe que documenta una serie de abusos a los trabajadores inmigrantes y habla de prácticas que, según AI, constituyen trabajos forzados.

A algunos obreros nepalíes  se les trata como ganado, sus jornadas son de hasta 12 horas al día, siete días a la semanaSegún uno de los investigadores especializado, James Lynch, "algunos obreros nepalíes afirmaron que se les trata como ganado, que sus jornadas son de hasta 12 horas al día, siete días a la semana, incluso durante el verano".

El documento El lado oscuro de la inmigración: enfoque en el sector de la construcción de Catar antes del Mundial, de 169 páginas, expone las conclusiones del estudio de campo realizado después de dos visitas a Catar, en octubre de 2012 y marzo de 2013.

Los investigadores entrevistaron a 210 trabajadores de la construcción, con la colaboración de 22 empresas que participan en proyectos de este sector, y asistieron a 14 reuniones con representantes del gobierno, incluyendo responsables de los ministerios de Relaciones Exteriores, Interior y Trabajo.

El secretario general de AI, Salil Shetty, consideró "simplemente inexcusable" que estos abusos se produzcan en uno de los países más ricos del mundo, donde, sin embargo, "los inmigrantes están siendo cruelmente explotados, privados de su remuneración y obligados a luchar por sobrevivir".

Algunos entrevistados confesaron, según AI, que temen perderlo todo, amenazados con multas, deportación o pérdida de ingresos si no van a trabajar a pesar de que no se les paga.

Los investigadores que elaboraron el informe aseguran que fueron testigos de cómo 11 trabajadores eran chantajeados por sus empleadores.

Muchas de las indicaciones de AI coinciden con las del enviado de la ONULos obreros, a pesar de no haber recibido sus salarios, delante de funcionarios del gobierno, firmaron documentos que decían que habían cobrado, sólo para poder abandonar el país, siempre según las referidas denuncias.

Lynch agregó que entrevistaron a "trabajadores que llevaban tres semanas sin luz ni agua, y permanecieron así otras tres semanas más. Tuvimos que hablar a la luz de las velas. Además, la alcantarilla se había desbordado en su campamento y llevaban ocho meses sin cobrar".

Otros abusos incluyen impago de salarios, condiciones de trabajo duras y peligrosas, y las "impactantes" condiciones de alojamiento.

Muchas de las recomendaciones que incluye AI en su informe coinciden con las del enviado de la ONU que visitó Catar la semana pasada, como la de eliminar el sistema de patrocinio a trabajadores, suprimir el requerimiento de un permiso para salir del país, y garantizar el cumplimiento de las leyes laborales y las penas a las empresas que las incumplen.