Los trabajadores de la limpieza y jardinería de Madrid han vuelto al trabajo en las calles de la capital, después de que se ratificara este domingo por la tarde en varias asambleas los acuerdos logrados de madrugada tras una reunión maratoniana entre los representantes sindicales y las empresas concesionarias. Tras esta ratificación, desconvocaron la huelga de limpieza, 13 días después, y con las montañas de basura todavía presentes en numerosos puntos de la capital.

Aún es pronto para que Madrid ofrezca un aspecto limpio, algo que según el portavoz de UGT, Juan Carlos del Río, no sucederá, al menos, hasta después del próximo miércoles, pues los trabajadores ahora se tendrán que emplear a fondo para retirar completamente los cientos de toneladas de basura y desperdicios que han quedado esparcidos en la calle después de 13 días de huelga. "El Ayuntamiento ha dado de plazo hasta el jueves para que la ciudad vuelva a estar limpia. En tres días la suciedad ya se habrá eliminado, aunque puede que los ciudadanos lo noten un poco antes, quizás el martes o el miércoles", ha asegurado Del Río a 20minutos.

Las empresas de limpieza viaria tendrán así hasta el jueves, día 21, para recuperar la normalidad y, a partir de esa fecha, empezarán a aplicarse los indicadores de calidad empleados por la administración para calcular los pagos a las adjudicatarias.

Según han confirmado fuentes sindicales, los empleados han votado a favor de todos los puntos acordados, en votaciones a mano alzada y agrupados en diversas reuniones en la capital. Las asambleas también han ratificado el acuerdo sobre el convenio colectivo de limpieza viaria y jardines de Madrid, que tendrá una vigencia de cinco años (2013-2017) con congelación salarial en todo el período.

Este domingo volvieron a ocupar sus puestos de trabajo en un primer turno desde la medianoche hasta las 7.00 h.

Acuerdo logrado 'in extremis'

En el acuerdo alcanzado en la madrugada de este sábado, entre otras cuestiones, se ha aprobado un Expediente de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) de 45 días al año hasta 2017 —comenzando el 1 de enero de 2014—, además de bajas voluntarias con una remuneración de 28 y 29 días por año trabajado y excedencias voluntrias a 5 y 10 años con indemnizaciones que serán, respectivamente, del 50% y del 75% del salario bruto.

Con estas condiciones, los sindicatos consiguen uno de sus principales objetivos desde que comenzaron los paros: que no haya despidos ni recortes salariales.

Consulta aquí más noticias de Madrid.