'Greece - Turkey'
'Grecia-Turquía', una de las obras de Noma Bar para la exposición 'Cut the Conflict' ('Corta con el conflicto'), en Londres Noma Bar - Courtesy of Rook & Raven Gallery

Aprovecha los espacios negativos, convierte el fondo vacío de una silueta en otra silueta inseparable. El diseñador gráfico Noma Bar (Israel, 1973) es un maestro de la simplificación, un ávido creador de imágenes concisas con múltiples significados: "Voy tras la máxima comunicación con un mínimo de elementos".

Ilustrador para publicaciones como The Economist, para portadas de libros de Haruki Murakami y Don DeLillo o para campañas publicitarias de grandes marcas como Nike, Bar consigue que sus piezas sean cautivadoras incluso cuando aborda cuestiones tan oscuras como las torturas en la cárcel de Abu Ghraib. "Ven mi trabajo como un analgésico para temas duros. Mientras la fotografía te da un puñetazo en la cara, la visión general de mis imágenes es más suave, pero te sigue golpeando cuando descubres el mensaje", dice el artista en una entrevista al periódico The Guardian.

La galería Rook & Raven de Londres (ciudad de residencia del autor) expone del 22 de noviembre al 21 de diciembre Cut the Conflict (Corta con el conflicto), una serie de trabajos minimalistas que unen el doble significado y la imagen oculta con el comentario social.

Una máquina cortadora en forma de perro

En el arte exhibido Bar trata los conflictos entre Israel y Palestina; Grecia y Turquía; los EE UU e Irán; la India y Pakistán... Los esquemáticos collage están hechos a partir de materiales que proceden de los países a los que se refiere en cada obra.

Los visitantes podrán crear sus propias alegorías de los enfrentamientosEl artista completa el conjunto con una máquina cortadora —la Cut It Out Machine, que se podría traducir por Máquina corta con ello— que le servirá para ampliar la colección de obras durante la muestra (que llegará a contar con entre 30 y 50 piezas gráficas creadas en exclusiva para la ocasión) y para realizar un "experimento" que incluirá al público.

En el mecanismo (en forma de perro y con una boca que de perfil descubre la silueta de un gato) los visitantes podrán introducir banderas, mapas, cartas y finas láminas de madera recogidos de zonas en conflicto de todo el mundo para hacer réplicas de las figuras diseñadas por el autor y crear sus propias alegorías sobre los enfrentamientos bélicos y políticos.