Hospital de Inca diseña un instrumento para evitar contradicciones en la información que recibe el paciente oncológico

El Servicio de Oncología del Hospital Comarcal de Inca ha diseñado un instrumento para conseguir una comunicación homogénea entre los profesionales, que evite contradicciones en la información que reciben los pacientes.
Médicos de Inca
Médicos de Inca
CAIB

El Servicio de Oncología del Hospital Comarcal de Inca ha diseñado un instrumento para conseguir una comunicación homogénea entre los profesionales, que evite contradicciones en la información que reciben los pacientes.

Según ha informado en un comunicado el IbSalut, el centro hospitalario de Inca ha presentado este trabajo de investigación en el XIV Congreso de la Sociedad Española de Oncología Médica, bajo el título de 'Estratificación del grado de información del paciente oncológico', que se ha celebrado en Salamanca y que ha reunido a más de un millar de especialistas para analizar los últimos estudios e investigaciones relacionadas con avances en tratamiento, pronóstico, investigación, diagnóstico y prevención del cáncer.

La investigación que presentó el equipo de Inca plantea elaborar un registro para identificar el grado de información del paciente oncológico sometido a quimioterapia, y obtener un instrumento que facilite una comunicación homogénea entre los profesionales, que evite las contradicciones en la información que reciben los enfermos.

Escala para evaluar el grado de conocimiento de la enfermedad

Así, los autores han diseñado una escala para evaluar el grado de conocimiento de la enfermedad y para establecer los límites hasta los cuales quiere llegar el paciente, en relación al conocimiento diagnóstico y el pronóstico de su enfermedad. Esta tarea se consensuó entre 13 profesionales facultativos, psicólogos y miembros de enfermería. De esta manera, se logró estructurar y validar una escala que cuantificaba el grado de conocimiento del enfermo.

Partiendo del principio de que el paciente tiene derecho a ser informado cuando recibe atención médica pero no la obligación de recibirla, se estableció una escala que contemplaba ocho niveles diferentes. El grado 0 se fijó para aquellos enfermos que manifestasen no querer ser informados, mientras que en el extremo contrario, en el 7, se sitúa a los pacientes que conocen el diagnóstico y pronóstico.

El perfil del paciente en el se que centró el estudio fueron los que habían sido diagnosticados de una enfermedad tumoral y que recibieron tratamiento médico en el hospital a lo largo de los últimos dos años (2011-2012). El total de pacientes que respondía a estos criterios ascendió a 242, de los que 185 participaron en el estudio (76%). El resto fue excluido por rechazo explícito del paciente o por motivos organizativos.

Los datos a determinar, en función de la escala previamente diseñada a tal efecto, se fundamentaron en primer lugar en la información recabada al paciente en el transcurso de su consulta médica previa al inicio del tratamiento. La segunda fuente de información se basó en las entrevistas de acogida al paciente que efectúa enfermería. En ambos casos, se consignaron tres datos: el grado de información que había recibido el paciente desde el diagnóstico hasta la salida de la visita, el grado de colaboración de la familia y el término que el paciente dio a su enfermedad a lo largo de la entrevista.

En relación a cómo denominan los pacientes a su enfermedad, el término más empleado por los 185 pacientes que participaron en el estudio es cáncer (50% aproximadamente), seguida de tumor y tumor malo. Además, otra de las conclusiones es que el paciente manifiesta un mayor grado de conocimiento de su enfermedad durante la segunda entrevista, la realizada por enfermería. Concretamente, 144 de los 185 pacientes (77%) mostró dicho incremento.

Los autores de esta investigación son Maria Ramírez, Onofre Pons, Mónica Martí, Antonia Rosa Campaner, Antonia Planas, Marta Cabot, Paulina Zarra -miembros del Servicio de Oncología Médica y Hospital de Día Oncológico del Hospital Comarcal de Inca- y Aitor Azcarate, del Hospital Universitario Son Espases.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento